Rechazan expertos que el TLCAN sea causante de la crisis del campo

jueves, 23 de enero de 2003 · 01:00
México, D F (apro)- La crisis por la que atraviesa el campo mexicano se inició antes de la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y se ha mantenido a lo largo de esta etapa, coincidieron en afirmar los economistas Roberto Escalante, José Luis Calva, Yolanda Trápaga y Eduardo Alcaraz Al participar en la conferencia “Coyuntura y retos del sector agrícola”, organizada por la Facultad de Economía de la UNAM, el director de la misma, Roberto Escalante, dijo que a 10 años del TLCAN, “hoy apenas se plantea el inicio de la transición agropecuaria” Añadió: “Sin embargo, no existe un programa de las autoridades para enfrentar los problemas que vive el sector, pero tampoco de las organizaciones campesinas o de las de productores, que contenga propuestas de nuevas políticas que resuelvan las dificultades” Escalante dijo que “uno de los argumentos para explicar la necesidad de revisar el tratado y proteger a los productores nacionales de condiciones muy asimétricas que enfrentan con sus pares de Estados Unidos y Canadá, es la ayuda por un monto de 248 mil millones de dólares en 10 años, anunciada el 13 de mayo pasado por el gobierno estadunidense a los productores de ese país” Informó que el ámbito agroalimentario representa alrededor del 10 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) nacional, comparado con el 12 por ciento que representaba una década atrás Genera el 20 por ciento de la población ocupada y el 5 por ciento de las exportaciones totales Además, señaló, la autosuficiencia alimentaria ha disminuido de 80 por ciento a menos del 70 en la última década, con un aumento creciente de las importaciones “La pobreza es también un fenómeno cada vez más importante en el sector agropecuario, ya que el 855 por ciento de su población, unos 20 millones de personas son pobres, y 55 por ciento están en extrema pobreza Así mismo, más del 80 por ciento de las familias ejidales tiene, al menos, un miembro de la comunidad fuera de sus lugares de origen”, indicó El especialista recordó que a partir de este mes se liberaron los aranceles de todos los productos agrícolas, salvo maíz, leche en polvo y frijol, así como algunos otros previstos en el llamado “blindaje” del sector agropecuario: puercos, aves, manzanas y cebada Por su parte, José Luis Calva, del Instituto de Investigaciones Económicas, afirmó que “la combinación de la desgravación arancelaria de este año con la nueva ley agrícola de Estados Unidos, lo que incrementa los subsidios a sus productores 46 por ciento y los apoyos al sector agroalimentario en general, es lo que ha causado la alarma de los agricultores mexicanos” Añadió que “el deterioro del sector agropecuario se ha ido acumulando a lo largo de la operación del TLCAN” Por ello, dijo, “los campesinos tienen la razón al plantear la renegociación del capítulo agropecuario del Tratado, porque la negociación estuvo mal hecha desde el inicio Además, en el 2008 se dará la desgravación de la producción de maíz y de frijol, de los que dependen tres millones de familias campesinas” Indicó: “Hay más comprensión de las autoridades de Estados Unidos que de las nacionales sobre el drama del campo mexicano Además, en el país hay un miedo a renegociar el TLCAN y no se utilizan las previsiones que establece el propio tratado, como que si una de las partes contratantes adopta de forma unilateral medidas que perjudican a otra de las partes, puede llamar a cuentas” Calva propuso tres vías para recomponer este ámbito: “Renegociar el capítulo agrícola del TLCAN; utilizar y aplicar los márgenes de maniobra que se tienen en el área comercial, en tanto se renegocia, e impulsar una adecuada política al respecto, que contemple un sistema de precios de garantía y soporte que dé certidumbre a la producción agropecuaria, y un conjunto de instrumentos para fomentar el desarrollo del sector” En su oportunidad, Eduardo Alcaraz, profesor de la Facultad de Economía, dijo que “México no ha aprovechado las ventajas del TLCAN porque no tiene financiamiento Hay rezago en infraestructura básica en todo el país, lentitud en establecer regulaciones de etiquetado, calidad y mecanismos de defensa contra el comercio desleal, falta de capacitación e información suficiente para la toma de decisiones de los productores y politización del campo” Empero, añadió, “esto no es culpa del tratado, sino que nosotros no hicimos el trabajo El TLCAN no es el causante de los problemas agrícolas mexicanos Se establecieron cuotas anuales para productos procedentes de Estados Unidos Sin embargo, nuestro país realizó importaciones superiores a las convenidas en el TLCAN” El economista consideró que suspender o renegociar el capítulo agrícola del TLCAN implica riesgos para México Por último, Yolanda Trápaga, de la misma facultad, afirmó que “México no puede competir en igualdad de condiciones con Estados Unidos y Canadá “Por ello, el tratado que se firmó entre las tres naciones debió darse al estilo europeo: es decir, que estableciera fondos compensatorios, así como políticas de regiones más desfavorecidas, que fueran estructurales y definitivas”, concluyó 22/01/03