Bloqueará Bush cualquier intento por retrasar su guerra contra Irak

viernes, 31 de enero de 2003 · 01:00
Washington - El presidente de Estados Unidos, George W Bush, está determinado a lanzar una nueva guerra contra Irak y así acabar con el régimen de Saddam Hussein que su padre no se atrevió a eliminar en 1991, y para ello amenazó con bloquear cualquier intento de retrasar su guerra, por parte de la comunidad internacional a través de las Naciones Unidas (ONU) "Déjenme reiterar lo que ya he dicho Éste es un asunto de semanas, no de meses Cualquier intento por retrasar este asunto a meses; será resistido por los Estados Unidos", declaró Bush durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca junto a Tony Blair, el Primer Ministro de Gran Bretaña y su aliado incondicional en la lucha unilateral para acabar con Hussein "Segundo, quiero recordarles que yo fui el primero en ir a las Naciones Unidas, y dije: ‘¿Porqué no, juntos como un mundo, nos unimos para resolver este asunto de una vez por todas? ¿Por que las Naciones Unidas no se posesionan como un cuerpo y demuestran al mundo que tienen la capacidad para mantener la paz?", insistió Con esto, el gobierno de Estados Unidos dejó en claro que no aceptará en el Consejo de Seguridad una eventual determinación para ampliar un plazo para que Hussein destruya sus presuntas armas biológicas, químicas y nucleares Bush, aunque dijo que su gobierno le daría "la bienvenida" a una segunda resolución que abrazaría la posibilidad de un nuevo plazo a Irak para que cumpla con el mandato previo de la resolución 1441, y presente a los inspectores de armas de la ONU todos sus arsenales; condicionó a que sólo sean unas cuantas semanas lo que tendría que esperar su gobierno para ver si Hussein cumple, y si no lo hace, iniciar la guerra Bajo la resolución 1441 que aprobó el Consejo de Seguridad el 8 de noviembre de 2002, Irak debería haber entregado a la Comisión de Inspección, Monitoreo y Verificación (UNMOVIC) y a la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) de la ONU, el dossier completo del supuesto desarrollo de sus programas armamentistas Este lunes 27 de enero, tras sesenta días de investigación de campo en Irak por más de 180 inspectores de UNMOVIC y la AIEA, Hans Blix y Mohamed El Baradei, jefes de estos cuerpos diplomáticos; respectivamente, informaron al Consejo de Seguridad que aunque no encontraron pruebas de que haya armas nucleares en Irak, el gobierno de Hussein no ha sido totalmente explícito en su cumplimiento con la resolución Esta ambigüedad la aprovechó el gobierno de Bush y de Blair para reiterar su fallo; que Irak estaba en "violación grave" con la 1441, por lo cual el paso siguiente es el de desarmar a Hussein a través del uso de la fuerza militar "La 1441 nos da la autoridad para movernos sin contar con una segunda resolución, y Hussein debe entender que si no se desarma, por el bien de la paz, nosotros, junto con otros, lo vamos a desarmar", dijo Bush Hasta el momento Blair es el líder que encabeza la coalición de 8 naciones europeas que comparten la idea de Bush de actuar de manera unilateral contra Hussein y por encima de los deseos del mundo Blair, aunque en los últimos días flexibilizó un poco su posición debido a la creciente oposición en Gran Bretaña a su incondicional apoyo al presidente de Estados Unidos, y que pone en riesgo su futuro político, llegó a Washington para platicar con Bush su idea de que se presente una segunda resolución al Consejo de Seguridad estableciendo un plazo corto, para que se autorice el uso de la fuerza multilateral o unilateral en última instancia, si Hussein no cumpliese con el ultimátum "No es solamente una prueba para Estados Unidos o Gran Bretaña, también lo es para la comunidad internacional Y el juicio tiene que hacerse en este momento; Saddam Hussein no está cooperando con los inspectores y por la tanto está en violación grave con la resolución de la ONU, es por eso que se le está acabando el tiempo", estableció el Primer Ministro británico Se espera que el miércoles 5 de febrero, el Secretario de Estado del gobierno de Bush, Colin Powell entregue a los 15 países miembros del Consejo de Seguridad las pruebas en poder de Washington, que presuntamente demuestran que Hussein se está burlando del mundo al tener escondidos y lejos del alance de los inspectores de la ONU, sus arsenales de armas químicas y biológicas Las evidencias están siendo sometidas a juicio por toda la comunidad internacional porque el mismo Powell ha dicho que no serán pruebas fehacientes, por lo menos ocularmente como pasó en 1962 cuando Estados Unidos en la ONU entregó fotografías de los misiles que estaba ensamblando la Unión Soviética en Cuba Lo que ahora entregará Washington son pruebas recopiladas por sus agencias de inteligencia, fotografías satelitales, audio-grabaciones y declaraciones de los prisioneros de guerra miembros del exrégimen de los Talibán de Afganistán, que tiene Washington encerrados en la base militar de Guantánamo en Cuba Con esto, que puede ser rechazado inmediatamente, Bush quiere convencer a los 11 países miembros del Consejo de Seguridad que por ahora se oponen a la guerra; aunque nuevamente queda de manifiesto su arrogancia política al condicionar a semanas, el espacio de negociación de la diplomacia de la ONU para que Irak coopere Powell "dejará muy en claro que Saddam es una amenaza para la paz en su misma región, y también hablará sobre los lazos de Al-Qaeda, lazos que verdaderamente representan un peligro para Estados Unidos, para Gran Bretaña y para cualquiera que ame la libertad", agregó Bush El argumento de los gobiernos de Estados Unidos e Inglaterra sobre los presuntos lazos entre Hussein y Al-Qaeda, están sostenidos en las declaraciones de los guerreros talibán que están en Guantánamo, por lo que países como Rusia, China y Francia, se oponen rotundamente a que se castigue con la guerra al pueblo iraquí cuando los intereses de Washington y Londres podrían ser otros; fijados en el control del petróleo de Irak, por ejemplo En su conferencia de prensa en la Casa Blanca, Bush y Blair evadieron contestar directamente a la pregunta sobre si tenían las pruebas de los lazos Hussein-Al-Qaeda, y si las presentarían al mundo "No es verdad que usted siempre tenía intenciones de guerra con Irak, y por lo tanto la diplomacia internacional no es más que una farsa en este caso?", le preguntó un periodista británico a Bush - "Les he dicho que cambió dramáticamente la visión estratégica de nuestro país (después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001), y así pasó porque ahora reconoce que los océanos ya no nos protegen más y que somos vulnerables a un ataque", contestó Bush con un claro rictus de molestia, y dio por terminada la conferencia Entre los 15 países miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, Francia, China, Rusia, Alemania, Chile, México, Paquistán, Siria, Camerún, Guinea y Angola se oponen a la guerra contra Irak por los simples pretextos de Bush y Blair Y aunque están solos Estados Unidos y Gran Bretaña, tienen en el Consejo de Seguridad el apoyo de algunos miembros: España y Bulgaria 31/01/03