Llama historiador a reivindicar los valores autóctonos

viernes, 10 de octubre de 2003
* Pide incorporar a los indígenas al devenir de la historia * El “descubrimiento” de América, como histórico, no debe juzgarse México, D F, 9 de octubre (apro)- A dos días de la conmemoración del 511 aniversario de la llegada de Cristóbal Colón al Continente Americano, el historiador Patrick Johansson, hizo un llamado a “reivindicar los valores autóctonos que han sido relegados e incorporarlos en el devenir de la historia, pero sin desvalorizar lo demás” Miembro del Instituto de Investigaciones Históricas (IIH) de la UNAM, Johansson dijo que “el 12 de octubre se recuerda como el Día de la Raza, la de bronce, que no es indígena, sino mestiza, mexicana y original; en ese sentido, el hecho histórico no debe juzgarse, pues no se puede hacer nada para modificarlo” Por su parte, Marcelo Ramírez Ruiz, de la Facultad de Filosofía y Letras, sostuvo que tomar en cuenta "al otro" representó uno de los grandes retos, por las múltiples culturas con que se toparon los hispanos; del enfrentamiento surgieron historias múltiples, cuyas repercusiones aún vivimos “Ejemplo de ello es que, si bien en este mundo globalizado hay sujetos políticos hegemónicos, también hay otros contextos culturales propios, regionales, que reclaman su derecho a existir", puntualizó Ramírez Ruiz Ambos historiadores coincidieron en que en 1492 “América no era una nueva tierra, ni fue descubierta por Cristóbal Colón en esa fecha, porque ya estaba ahí” Ramírez Ruiz, de la Facultad de Filosofía y Letras (FFL), refirió: “En sentido estricto, este nuevo espacio no existió antes de 1507, cuando el cartógrafo alemán Martín Waldseemulleer nombró así al continente “Con base en los argumentos derivados de Américo Vespucio, quien demostró que los territorios encontrados no eran de las indias, podemos hacer tales afirmaciones”, explicó Además, agregó Ramírez Ruiz: “La posibilidad de hallar otro mundo, nuevo o distinto fue posible gracias a la búsqueda en diferentes etapas y autores de la antigüedad griega y romana, de un orbis alterius, de una terra australis, una tierra antípoda, incógnita, donde la realidad sería inversa, poblada de monstruos y salvajes” Así, el nuevo continente se consideró endemoniado y brutal, pero al mismo tiempo paradisíaco y utópico”, abundó Sobre el mismo tema, Johansson, del Instituto de Investigaciones Históricas (IIH), opinó: “La astrología, la cognición nocturna y diabólica que nutren a la magia y las leyendas, determinan todavía aspectos importantes de la vida de Occidente “El Dorado, Cathay y demás espejismos contribuyeron tanto a los descubrimientos como la carabela, la brújula o las cartas de navegación”, precisó Johansson “Diferentes viajeros contribuyeron al conocimiento cartográfico de las rutas oceánicas, la dirección de los vientos, así como las señales terrestres y otros elementos prácticos para la navegación”, mencionó el académico “Los registros gráficos más detallados fueron considerados secreto de Estado y pasaban a formar parte del Padrón Real, resguardado en la Casa de Contratación de Sevilla”, afirmó el historiador “Se desconoce cuántos viajes se efectuaron a suelo americano antes de la expedición española, incluidos los realizados por vikingos, sobre todo noruegos y daneses”, dijo el también integrante del IIH “Luego de haber sido rechazado por los portugueses, a principios de 1485 Colón llegó a Castilla El 20 de enero del siguiente año los reyes católicos lo recibieron por primera vez, en Alcalá de Henares, Madrid, y nombraron una junta de expertos para valorar el proyecto”, puntualizó Johansson “El 17 de abril de 1492 firmaron las Capitulaciones de Santa Fe , documento-contrato que estipulaba las condiciones con que el navegante haría el viaje, en tanto, en las actuales República Dominicana y Cuba habitaban, principalmente, los caribes, los arahuac y los tainos Dijo que diversos “factores culturales facilitaron la dominación No debe olvidarse que los habitantes del Anáhuac esperaban el regreso del dios solar Quetzalcóatl, el mismo año de la llegada de Hernán Cortés a México, es decir, en 1519 (Ce Acatl o uno caña)” Una fecha tan importante, como el 511 aniversario del hecho que representó un parteaguas para la humanidad, "nos da motivos para recuperar otras cosmovisiones, porque en el análisis historiográfico seguimos atendiendo a discursos hegemónicos, verticales, eurocéntricos”, opinó Ramírez

Comentarios