Montes Azules: Reubican a indígenas

sábado, 11 de octubre de 2003
Tuxtla Gutiérrez, Chis , 10 de octubre (apro)- A cuatro meses de creada la Comisión Interinstitucional para el caso Montes Azules, la delegada especial de la Secretaría de Reforma Agraria (SRA), Martha Cecilia Díaz Gordillo, aseguró que se han reunido ya con representantes de 54 comunidades de la selva Lacandona, de las cuales cinco asentamientos irregulares han aceptado reubicarse fuera de la reserva ecológica integral de la biosfera En entrevista, la coordinadora de la comisión plural formada por dependencias estatales y federales del sector agrario, medio ambiente y desarrollo social, dijo que lo que en ocho años --de 1995 a mediados de este 2003--, no se pudo hacer, se está logrando en estos cuatro meses, pero faltan, al menos, seis más para concluirlo y hacer que los pobladores de comunidades regulares o irregulares tomen conciencia sobre la importancia de conservar el último macizo forestal de la reserva ecológica de la selva Lacandona o en su caso desocuparla La Comisión Interinstitucional se formó el 2 de junio pasado en la Secretaría de Gobernación y se instaló como tal tres días después en Chiapas; el día 6 tuvo su primera reunión con miembros de la comunidad lacandona y siete poblados del sur de la selva En estos primero cuatro meses, dijo Díaz Gordillo, se han reunido con 54 representantes de comunidades asentadas dentro y en los alrededores del macizo forestal de la selva Lacandona, que es la reserva de Montes Azules “De estas 54 comunidades –explicó--, en 30 de ellas se ha podido llegar hasta la comunidad para dialogar con todos los actores convergentes o divergentes que las forman, y el trabajo que se ha tratado de realizar es propiciar la confianza y el acercamiento con ellos; sensibilizarlos sobre la problemática ambiental, así como lograr después el trabajo de concertación sobre la viabilidad de regularizarlos, o bien tomando en cuenta el impacto ambiental, analizar la posibilidad de reubicar a los moradores de algunas comunidades” Sostuvo que no ha sido fácil acceder a esas 30 comunidades, porque, previo a la visita de los funcionarios estatales, primero se tienen acercamientos con sus representantes afuera de ellas y luego se les pide que si quieren la visita de campo, que ésta se haga en nombre de toda al comunidad, es decir con el consenso pleno de todos sus moradores La funcionaria federal dijo que tratan de ser muy cautelosos, debido a la desconfianza natural que tienen los indígenas hacia todo aquello que sea gobierno Por ello, “nada se hace de manera arbitraria ni impositiva”, porque eso alteraría el proceso de solución a la problemática general, que es la conservación de la reserva de la biosfera Montes Azules, corazón de la selva Lacandona, que en los últimas décadas ha sufrido un grave deterioro Sostuvo que dentro de esta cautela, se trata de no cuestionar la filia política, religiosa, social o cultural de las comunidades A decir de la funcionaria federal, no es fácil “agarrar el toro por lo cuernos en este conflicto, cuando una serie de intereses diversos, visibles u ocultos pueden afectarse” Por ello tratan de trabajar lo más transparente y reservarse sólo aquellas cuestiones que los indígenas piden no hacer públicas Por ello, trata de ser mesurada ante los medios y los periodistas, porque la más leve filtración de información que moleste a los interlocutores puede trastocar todo el escenario Dijo que el papel que juega la Comisión Interinstitucional no es de contraparte, sino como mediadora entre la comunidad lacandona y las comunidades regulares e irregulares de la selva, pues son los primeros los que reclaman la posesión de su territorio Al sur de la selva, casi en los límites con Guatemala, siete poblados han acordado llegar acuerdos con los lacandones, y con “éxito” han entablado acercamientos que posibilitan la convivencia pacífica entre ambos grupos, al mismo tiempo que toman en cuenta la conservación de los recursos forestales y de fauna A este grupo se piensan unir otros dos poblados más que han entrado “en proceso de concertación, que no negociación”, con los lacandones Indicó que de ese número global de 30 poblados, cinco definitivamente han firmado acuerdos para desocupar la reserva ecológica, formados por 300 personas Se abstuvo de dar los nombres de las comunidades porque así lo han solicitado

Comentarios