Otro obstáculo para la reelección de Bush

domingo, 12 de octubre de 2003
Mientras la popularidad del presidente de Estados Unidos, George W Bush va en descenso, un nuevo escándalo amenaza sus deseos de reelección: un funcionario de la Casa Blanca filtró el nombre de una agente encubierta de la CIA a un columnista del diario Washington Post Al respecto, el vicepresidente de estudios sobre seguridad nacional en el Carnegie Endoement for International Peace (CEIP), George Perkovich, dice a Proceso, en su edición de este domingo 12 de octubre, que "todo es parte de una campaña de este gobierno para intimidar a cualquier persona que atente contra sus políticas bélicas, especialmente su guerra contra Irak" Todo el embrollo comenzó en febrero de 2002, cuando el exembajador de Estados Unidos en Irak, Joseph Wilson, fue reclutado por la CIA para viajar a Nigeria y averiguar la veracidad de la presunta compra de uranio a este país por parte de Saddam Hussein, recuerda el semanario Wilson volvió convencido de que todo era falso Como represalia por desmentir la versión que seguía utilizando el presidente Bush, "un alto funcionario de la Casa Blanca" reveló el nombre de la esposa de Wilson, Valerie Plame, a un periodista que no dudó en publicarlo Wilson, molesto, sostuvo que esa acción fue como una represalia contra él por oponerse a la política bélica de Bush "Este caso va para largo porque se presume que podría estar involucrado un hombre muy importante para el futuro del presidente Bush: nada menos que Karl Rove, su cerebro y brazo político", dice a Proceso el especialista en asuntos gubernamentales en el Instituto Cato, John Samples Sin embargo, para Perkovich, el asunto está casi cerrado, pues, según sostiene, la Casa Blanca no permitirá que nadie dañe a Rove Además, dice a Proceso, en su edición de este domingo 12 de octubre, "no es tan grave el asunto en términos específicos de la ley No se está poniendo en peligro la vida de la supuesta agente de la CIA"

Comentarios