Todo se derrumbó

domingo, 12 de octubre de 2003
El controvertido árbitro recientemente suspendido por la Comisión Nacional de Arbitraje, Felipe Ramos Rizo, acusado de recibir dinero para favorecer a un equipo en partidos de futbol a su cargo, se defendió de las acusaciones: “No tengo ningún problema de que me agarren con algo” y retó a sus acusadores a investigar “en la Comisión Nacional Bancaria y en cualquier lado” En entrevista con el semanario Proceso, en su edición que circula a partir de este domingo 12 de octubre, el árbitro, con 14 años de experiencia profesional, lamentó que su amistad con Edgardo Codesal haya terminado, a raíz de este escándalo Asegura que “ningún presidente se ha acercado para ofrecerme algo”, sostuvo “Tengo varios meses soportando acusaciones”, tronó Ramos Rizo, tras autodefinirse como un hombre que nunca se ha manchado las manos en su carrera arbitral “Que me investiguen”, pidió, tras resaltar que el depósito más grande que ha tenido en el banco fue de 276 mil pesos por la venta de su departamento en Lomas Estrella, Iztapalapa y advierte que demandará ante la PGR a quien resulte responsable por la intervención de los teléfonos de su casa y de su celular, por espionaje “Estoy suspendido, no dirijo, no cobro, tengo que pagar mi abogado”, se quejó el árbitro, para quien el escándalo en el que está envuelto es resultado de personas que estaban interesadas en que Codesal y él pelearan “Confíe en muchos y me ha causado tristeza saber que no era sincera la amistad que me ofrecían”, lamentó en la entrevista publicada en la edición 1405 de este domingo 12 de octubre

Comentarios