Marta Sahagún rompe las reglas

martes, 21 de octubre de 2003
* Se hace notar en Japón Osaka, Japón , 20 de octubre (apro)- Marta Sahagún no dejó que la tradición japonesa de sumisión de las mujeres se le impusiera Vestida de rojo en casi todos los actos, siempre a un lado de Vicente Fox, y, aún más, imponiendo la presencia de su hijo Fernando Bribiesca en la comitiva oficial durante la visita de Estado a este país, la esposa del presidente hizo sentir su presencia Acompañada de un grupo de trabajo de cuatro personas, que hacen labores de prensa, logística y hasta de compras por ella –un equipo que en México rebasa las cincuenta personas--, Marta Sahagún logró romper las rígidas reglas protocolarias de los japoneses Le costó trabajo, pero lo consiguió No fue necesario que hablara Su esposo lo hizo por ella luego de que en la Universidad de la Prefectura de Osaka, minutos antes de que recibiera un doctorado honoris causa, susurró al oído del presidente que mandara un mensaje de algarabía por el 50 aniversario del voto de la mujer en México No obstante que, horas antes, había fracasado en uno de los principales objetivos de su visita a Japón --la firma de un acuerdo de libre comercio--, Fox hizo caso de las recomendaciones de su esposa “Estoy muy contento porque en México se cumple su aniversario del voto de la mujer”, manifestó en tono serio, mientras que, atrás de él, Marta sonreía a las cámaras de televisión y a los reporteros mexicanos que acompañan a la comitiva El mensaje de Fox sorprendió a los reporteros porque el presidente había interrumpido el acto ceremonial de plantar un árbol en los jardines de la universidad, y el discurso de las autoridades, para enviar el mensaje del aniversario del sufragio femenino en México, acto al que asistirá el 22 de octubre una vez que regrese al país Las poderosas La portada de la revista Líderes Mexicanos, con la figura de Marta Sahagún en primer orden –junto a Adela Micha, la golfista Lorena Ochoa y las empresarias Marinela Servitje y Yeidckol Polevnsky--, no podía pasar desapercibida por el equipo de la primera dama El jueves temprano ya se tenían copias del artículo dedicado a la pareja del presidente, en que se le menciona como parte del evidente cambio de papel de la mujer en México “Hoy basta que la primera dama toque el tema de la sucesión presidencial para que ocupe todos los titulares y que dé una entrevista para (que) se escriban libros con lo bueno, pero más lo malo, de su vida íntima, (Marta Sahagún) es desde su trinchera, la encarnación de la mujer posmoderna”, señala la introducción de la entrevista en la que hace reclamos como el siguiente: “El otro día comí con 46 directores generales, consejeros de empresas fuertes en México y era… bueno, no había ni una sola mujer, yo dije, ‘perdón, ¿dónde está una mujer aquí?’ Porque las hay, las hay, pero es que en al ámbito empresarial es muy difícil” Pero si en la entrevista hacía ese reclamo, más allá de las fronteras mexicanas, en tierras japonesas, Marta Sahagún hacía los mismos reclamos en los hechos Así lo hizo desde su llegada El miércoles, en la recepción en el Palacio de Akasaka, tuvo que detener su paso por recomendación de la emperatriz Michiko, que la detuvo en seco cuando ya se prestaba a alcanzar a su esposo en el pase de revista de las tropas Vestida de rosa, con sombrero estilo francés, se distinguía de las mujeres de la familia real que iban de lila y negro como lo marca el protocolo Ese día en la noche, durante la cena de gala que la nobleza japonesa ofreció a la comitiva especial, la consorte presidencial nuevamente rompió las reglas y se presentó con un vestido rojo sangre que se diferenciaba de todas las asistentes que vestían de colores tenues Marta fue más allá, dejó que su hijo Fernando Bribiesca se presentara en la cena de gala vestido de manera informal, es decir, sin traje oscuro, sin saco y sin corbata como lo marca un protocolo que todos los presidentes y sus comitivas han respetado en su estancia en el Palacio de Akazaka, copia del Palacio de Versalles, al cual sólo se puede acceder en visitas de este tipo Así, la primera dama mexicana hacía sentir su presencia, al meter entre la comitiva oficial, entre los secretarios de Estado y empresarios nacionales, a su hijo Fernando, quien también participó en la reunión con la nueva clase poderosa de Japón, los empresarios trasnacionales, como los de Panasonic Marta Sahagún fue tema hasta el final de la gira por Japón Minutos antes de abandonar ese país, el presidente Fox, en un desayuno informal con los reporteros que lo acompañaron, criticó a quienes cuestionan la carrera política de su esposa: “Hay quienes le dicen que se calle cuando habla de sus intenciones, pero lo mismo dicen a Beatriz Paredes y a otros que quieren la presidencia; así son las cosas”

Comentarios