Plebiscito, para construir la presa Arcediano, piden ecologistas

jueves, 23 de octubre de 2003
* La obra es un atentado económico, social y ecológico, dicen Guadalajara, Jal , 22 de octubre (apro)- Aunque todo hace indicar que es una decisión tomada la construcción de la presa de Arcediano, pese a que aún no tienen la autorización de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), ecologistas opositores al proyecto propusieron la realización de un plebiscito porque consideran que la obra es un atentado económico, social y ecológico En un foro más sobre "Arcediano y sus consecuencias" efectuado hoy por una propuesta de organizaciones no gubernamentales y con la asistencia de funcionarios gubernamentales que promueven el proyecto encabezados por la Comisión Estatal del Agua, la mayor parte de quienes participaron en la discusión se opuso a la presa con la que se pretende resolver el problema del agua potable para Guadalajara y su zona conurbada, al menos durante los próximos 30 años Los opositores al proyecto, que cada vez crecen en número, sostienen que sería una aberración levantar una cortina para retener las aguas negras que escurren en el fondo de la Barranca de Huentitán, 580 metros abajo del nivel promedio del área metropolitana y con un elevado grado de contaminación, aparte de heces fecales muy concentradas, con al menos ocho tipos de metales pesados que no pueden ser tratados para hacer potable el agua Aparte de no poder purificar dicha agua para el consumo humano, elevarla a casi 600 metros de altura necesitaría de un consumo de energía eléctrica --que no se tiene-- enorme que sería de alrededor de más de 820 millones de pesos anualmente Inicialmente se ha considerado que la obra tendría un costo de 7 mil millones de pesos, "pero como todas las oras proyectadas por el actual gobierno panista se han elevado a última hora hasta cinco o diez veces más", el costo final sería de hasta 70 mil millones de pesos, expusieron, por separado, Alfredo Menchaca de la asociación "Amigos de la barranca"; Gilberto Parra Rodríguez, exdiputado federal perredista y miembro del grupo Red Ciudadana; y Manuel Villagómez Rodríguez, presidente de la Fundación Lerma Chapala Santiago Unos y otros cuestionaron que se realice tan elevada inversión cuando no es indispensable y, sobre todo, cuando hay otras alternativas, como lo es el mismo Lago de Chapala o la construcción de otra presa aguas arriba del río Verde y traer el agua por gravedad hasta esta capital, sin necesidad de tan elevadas erogaciones por concepto de energía eléctrica Además, argumentaron, primero se debe resolver el problema de las fugas de agua por lo anticuado de la red potable que propicia el desperdicio de más del 40% del líquido Así mismo cuestionan el que se haya creado una "crisis artificial del agua al verse a Chapala como un charco terminal y no como un enorme remanso del río Lerma", independientemente de que los promotores de la obra "juegan a la teoría del yoyo: bajar el agua a 700 metros para luego volverla a subir", cuando puede venir por sí sola si la presa se construye arriba del nivel de la zona metropolitana y, sobre todo, en un lugar donde se captaría sólo agua limpia y no residual, como ocurriría al construir la presa en la junta de los ríos Santiago y Verde Según los oponentes al proyecto, el río Lerma-Santiago, en especial el último, está considerado como el más contaminado de América Latina y el mayor grado de degradación ecológica se ubica precisamente entre el lugar donde se construiría la cortina, de 125 metros de altura Por otra parte, reprocharon que la Comisión Estatal del Agua y Saneamiento (CEAS), presidida por Enrique Dau Flores, ahí presente, haya iniciado ya la obra sin la autorización correspondiente, desde el momento que presionaron a los habitantes del poblado de Arcediano, pasando sobre sus garantías individuales, además de cortarles la energía eléctrica y luego destruyendo sus viviendas Independientemente de eso, la CEAS no ha mostrado un estudio de impacto ambiental y ha manipulado, dicen, cifras y datos; aparte de que hay intereses oscuros como la construcción de fraccionamientos y elevar la plusvalía del otro lado del río, utilizando la cortina como puente, subrayó Alfredo Romero, otro de los opositores Cuestionan, por otro lado, que se trate del mismo proyecto del exgobernador priista Guillermo Cosío Vidaurri, quien pretendió construir una obra similar algunos kilómetros arriba de donde ahora se pretende hacer, en un lugar denominado "El Purgatorio", en donde anticipadamente, se habrían adquirido terrenos para darles plusvalía luego Ciertamente, entonces el secretario de Desarrollo Urbano y Rural era precisamente Dau Flores, después presidente municipal de Guadalajara por un mes Luego ambos, Cosío y él tuvieron que dejar sus cargos como presuntos responsables de las explosiones del 22 de abril de 1992 que dejó un saldo de más de 212 muertos y, al menos, mil 500 millones de pesos en pérdidas materiales No obstante, lo que más se cuestiona ahora el alto grado de contaminación que concentran las aguas del río Santiago en Arcediano y, sobre todo, de metales pesados como arsénico, cadmio, cobre, mercurio, níquel, plomo y cinc, todos altamente tóxicos y hasta cancerígenos y "mutágenos", según un estudio realizado conjuntamente por la Escuela Nacional Superior de Química de Montpellier, Francia, y por el Centro de Investigación y de Asistencia Tecnológica y Diseño del Estado de Jalisco (CIATEJ) Por todo esto, los ecologistas proponen que, en última instancia se someta a un plebiscito el proyecto que, en repetidas ocasiones el propio Dau Flores ha dicho que la obra es un hecho

Comentarios