AI llama a cuentas a EU

viernes, 24 de octubre de 2003
* Pide esclarecer el adiestramiento a militares extranjeros * Urge a promulgar leyes de responsabilidad de las Fuerzas Armadas México, D F, 23 de octubre (apro)- Tras advertir que la formación militar estadunidense actual puede acarrear consecuencias imprevisibles en el futuro, Amnistía Internacional (AI) instó al gobierno de Estados Unidos a aumentar la transparencia y rendición de cuentas con respecto a la formación proporcionada a fuerzas militares extranjeras Según el organismo defensor de los derechos humanos, el gobierno de Estados Unidos debe aumentar la supervisión de la formación proporcionada por empresas privadas estadunidenses y promulgar la Ley de Información sobre Derechos Humanos y la Ley de Responsabilidad sobre Formación de Fuerzas Armadas Extranjeras En principio, se busca que se pueda hacer pública más información sobre la formación ofrecida en el pasado y se aborden las carencias actuales con respecto a la supervisión, la transparencia y la rendición de cuentas Tras anunciar que el viernes hará la presentación formal del informe “Las implicaciones de los derechos Humanos del entrenamiento estadunidense”, Amnistía Internacional señaló que en la actualidad, el gobierno de Estados Unidos proporciona cada año formación sobre técnicas de combate y métodos, y doctrina policial y militar a un mínimo de 100 mil policías y soldados extranjeros procedentes de más de 150 países Agregó que esta cantidad ha aumentado notablemente desde el 11 de septiembre de 2001, al haberse intensificado las operaciones en países como Afganistán, Georgia, Filipinas y Yemen La mayor parte de estas operaciones se consideran formación "antiterrorista" de fuerzas extranjeras, pero este tipo de formación por parte de Estados Unidos no es exclusiva de las circunstancias posteriores al 11 de septiembre La formación militar es algo de lo que se obtiene provecho a largo plazo, ya que las técnicas aprendidas mediante dicha formación pueden transmitirse con facilidad de una unidad policial o militar a otra, precisó Por lo tanto, insistió Amnistía Internacional la formación que Estados Unidos ofrece a otros países se debe tener muy en cuenta en la política exterior estadounidense, y debe ofrecerse con la adecuada supervisión, transparencia, orientación y rendición de cuentas El historial de la formación proporcionada por Estados Unidos en lugares como Colombia, Indonesia y Ruanda, en los que las fuerzas militares han cometido violaciones de derechos humanos en el contexto de conflictos armados, pone de relieve la importancia de estos controles y elementos de equilibrio La Escuela de las Américas del Ejército de Estados Unidos ofreció formación y adiestramiento a soldados latinoamericanos; en 1996, se hizo público que la institución había utilizado, durante la década de los ochenta y a principios de los noventa, manuales que propugnaban prácticas como la tortura, la extorsión, el secuestro y la ejecución En 1999, solamente el programa IMET aporto 918 mil dólares para el entrenamiento de fuerzas militares de México Se realizó un curso básico para oficiales de unidades acorazadas, un curso avanzado de combate para oficiales del ejército y sistemas de armamento Para esa época Amnistía Internacional seguía reportando graves violaciones de derechos humanos, tales como la tortura y los homicidios extrajudiciales, en los cuales se involucraban a personal militar y policial En Colombia, fuerzas estadunidenses siguen proporcionando formación militar, pese a los abusos generalizados contra los derechos humanos por parte de los militares colombianos y los paramilitares vinculados a ellos

Comentarios