Amenaza contaminación del DF con expandirse

miércoles, 29 de octubre de 2003
México, D F, 28 de octubre (apro)- “El crecimiento de la capital del país provocará en un futuro que la contaminación se recrudezca y pueda afectar regiones aledañas, como Cuautla, ciudad que podría ser dañada por partículas provenientes de nuestra urbe”, advirtió Arón Jazcilevich, del Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA) de la UNAM Según el especialista, “la recuperación parcial del Lago de Texcoco y la adecuada planeación urbana podrían contribuir a la disminución de contaminantes en esta ciudad, como el dióxido de carbono y el azufre” Al dictar la conferencia “Modelación de la calidad del aire y diseño urbano”, el investigador sostuvo que con los modelos de calidad del aire que se diseñan en el CCA, “se pretende no sólo estudiar el fenómeno de la contaminación atmosférica, sino emplearlo como una herramienta para la planeación urbana” Explicó que, a partir de estudios realizados por geógrafos, “se puede saber cómo se va a comportar la ciudad de México en el año 2020, y se calcula que habrá una población de alrededor de 25 millones de habitantes” Señaló que ante este escenario, se contempla que el asentamiento humano se extienda hacia Pachuca, con lo que menos gente quedaría expuesta a los contaminantes “Si este pronóstico falla los nuevos habitantes se situarían en la ciudad, con mayor exposición a ese tipo de partículas y sustancias nocivas tanto para el hombre como para el medio ambiente”, agregó A su juicio, otra forma para mejorar esta situación, son los cambios en el uso del suelo Por ejemplo, se considera la posibilidad de recuperar parcialmente el Lago de Texcoco, pues los modelos consultados prevén que, con el rescate del lugar y de su ecosistema, el daño podría reducirse en el área metropolitana El especialista dijo que si bien aún no se rebasa la norma de dióxido de azufre --el cual, además de ser un fuerte irritante, afecta las plantas--, en el futuro, si no se toman medidas adecuadas, provocará mayores problemas Jazcilevich consideró que los seis mil millones de habitantes en el mundo deben satisfacer necesidades para realizar su trabajo, lo que perjudica el ambiente, como el transporte, la industria, la aviación, y se agudiza por fenómenos naturales como incendios forestales, además de las emisiones naturales de los volcanes “Todos estos desechos –explicó-- se emiten a la atmósfera y, por acción de la energía solar, producen una serie de compuestos secundarios que son los contaminantes más preocupantes” Por ejemplo, dijo, “en la ciudad de México el más alarmante es el ozono, pues en un 70 por ciento de los días del año se rebasa la regla internacional de contaminación atmosférica por este gas” Afirmó que la contaminación no sólo afecta el aire y el agua, sino la estructura de los edificios y la salud de los seres vivos “Al ser humano le daña en el ámbito fisiológico, en el sistema inmunológico, inflama las vías respiratorias, los ojos y la piel, o bien, puede causarle muerte celular”, explicó Por ejemplo, añadió, cuando hay mucho ozono en los pulmones, éstos envejecen rápidamente y el hecho de estar expuestos al plomo podría alterar la actividad cerebral

Comentarios