Exigen en Chiapas aclarar el asesinato de pastores evangélicos

jueves, 30 de octubre de 2003
Tuxtla Gutiérrez, Chis , 29 de octubre (apro)- Los representantes del Consejo Interreligioso de Chiapas (Cich), protestaron por el asesinato en este mes de dos pastores evangélicos, por lo que pidieron a las autoridades esclarecer los homicidios y se aplique la ley En una declaración conjunta, el presidente del Cich, Felipe Arizmendi Esquivel, obispo de San Cristóbal de Las Casas; Rafael Morán Rodríguez, líder de Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días; y Hortencio Vázquez Vázquez, líder de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, se refirieron hoy a las ejecuciones de Jairo Solís López, de la Iglesia del Nazareno, en Mapastepec, y Mariano Méndez Díaz, de la Iglesia Evangélica Tzotsil, en el paraje Botatulán, del municipio de San Juan Chamula El Cich, que integra a líderes de diversas asociaciones religiosas católicas y evangélicas, reprobó “totalmente” los asesinatos de los religiosos, por lo que urgió “a las autoridades civiles correspondientes a que apliquen justamente la ley con el asesino del pastor evangélico Jairo Solís López” Según el Cich, su victimario, ha confesado haber actuado por motivos personales, pero aun así “no se puede tolerar que alguien pueda seguir dañando a la comunidad, sino que debe ser reducido en su libertad, para proteger la paz social Ojalá que se le proporcionen los medios suficientes para ser reeducado y, posteriormente, ser reintegrado a la comunidad “Nos preocupa mucho el caso de Mariano Méndez Díaz, pues se suma a otros asesinatos acaecidos también en Chamula en fechas no remotas Reiteramos nuestra petición a la autoridad civil correspondiente, para esclarecer los motivos, las circunstancias y los autores de este lamentable crimen”, dicen los líderes religiosos en la declaración conjunta Señalan que les importa defender el derecho a la libertad religiosa en ese municipio, pues ha habido expulsiones y delitos en nombre de una tradición y de unas costumbres que violan el derecho fundamental de los ciudadanos a practicar la religión que cada quien escoja, conforme a su conciencia Dicen que la autoridad civil debe proteger el derecho de los ciudadanos a la libertad religiosa y que ninguna autoridad federal, estatal, municipal, tradicional o religiosa, puede impedir que una persona, una familia, o un grupo de ciudadanos acepten y practiquen la religión de su preferencia, siempre y cuando no se lesione el orden público Sugieren que el gobierno “debe seguir buscando mecanismos para asegurar la libertad religiosa de los ciudadanos, particularmente en el municipio de Chamula, para evitar nuevos atropellos y derramamiento de sangre”

Comentarios