Una pistola de juguete pone de cabeza al Capitolio

viernes, 31 de octubre de 2003
* El artefacto, parte de un disfraz para el Día de Brujas * Durante más de dos horas cerraron todas las oficinas del Congreso Washington, 30 de octubre (apro)- En el preámbulo de la Noche de Brujas o Halloween, con una pistola de juguete una joven pareja le metió un tremendo susto al riguroso sistema de seguridad antiterrorista de la capital de Estados Unidos, y vergonzosamente sacó a flote la vulnerabilidad de la seguridad en el Capitolio "Cosas así sólo ocurren en este país", fue la frase más común de la mayoría de los estadunidenses que con ironía --aunque al principio con nervios y miedo--, siguieron con detalle a través de las cadenas de televisión el cómico incidente que por más de una hora puso de cabeza a cientos de policías encargados de la seguridad del Congreso federal estadunidense y a decenas de agentes especiales entrenados para detener actos de terrorismo Todo ocurrió cuando dos jóvenes, un hombre y una mujer que, además, resultaron ser empleados legislativos; entraron con su disfraz para Halloween al edificio Cannon, que pertenece a la Cámara de Representantes, vestuario que incluía un revolver de juguete "No creemos que lo hayan hecho con intenciones malévolas, no se les achacará ningún cargo", declaró entre las risas de los reporteros Terrence Gainer, jefe de la Policía del Capitolio Por casi dos horas, el disfraz de los jóvenes obligó a que se cerraran todas las oficinas del Congreso estadunidense y a desplazar a esa zona a decenas de agentes, equipo y expertos dedicados a combatir al terrorismo Los jóvenes que llevaron su disfraz al trabajo nunca se imaginaron que provocarían una situación tan embarazosa para las agencias de seguridad del Poder Legislativo Gainer, al hacer el recuento de los hechos, dijo que la pareja llegó como todos los días al edificio Cannon; hablaron un rato con el personal de seguridad luego de depositar su bolsa con el disfraz sobre la banda de la maquina de rayos X detectora de metales; y al pasar la prueba se fueron a sus oficinas para cumplir sus labores El problema, caos y pánico surgieron cuando minutos después los agentes de seguridad reaccionaron ante las imágenes que recolectó la maquina tras la inspección a la bolsa; se veía claramente la silueta de un revólver; prendieron la señal de alarma y el pánico se apoderó nuevamente de la capital estadunidense "Pedimos disculpas por todo lo que pasó; el personal de seguridad no hizo otra cosa más que cumplir con las reglas de su trabajo", declaró Gainer visiblemente avergonzado, en la conferencia de prensa que ofreció para dar los detalles del susto que se llevó el Capitolio un día antes de la noche de brujas

Comentarios