El desconcierto estadunidense en 1968

domingo, 5 de octubre de 2003
A 35 años de la masacre en Tlatelolco, sin que se haya castigado a los responsables ni se haya aclarado quién ordenó la matanza y por qué, sale a la luz que la embajada de Estados Unidos --que en la década de los setenta aplaudía las acciones del presidente Gustavo Díaz Ordaz-- estaba desconcertada por la intensidad de las protestas estudiantiles y la violenta respuesta del gobierno de la época De acuerdo con Proceso, en su edición que empieza a circular este domingo 5 de octubre, así lo demuestran informes que la embajada estadunidense enviaba a Washington en ese entonces, pues el gobierno de ese país así se lo pidió a su representación diplomática, luego de los disturbios de mayo de 1968 en París Antes de que la violencia gubernamental se descargara sobre el estudiantado de la UNAM y el Politécnico, Estados Unidos ya sabía que el gobierno temía que se interrumpieran los Juegos Olímpicos, y adoptó la línea gubernamental creyendo totalmente que Moscú había ordenado al Partido Comunista de México adoptar “técnicas más combativas” Los documentos de la CIA, en los que Proceso basó su reportaje publicado en la edición 1405, en circulación desde este domingo 5 de octubre, aseguran que Echeverría creó y encabezó un grupo de trabajo encargado de responder a las protestas estudiantiles Los archivos desclasificados muestran los informes diarios emitidos por la embajada desde el 26 de julio al 2 de octubre, tiempo que duró el Movimiento Estudiantil del 68

Comentarios