La historia al revés

miércoles, 8 de octubre de 2003
México, D F, 7 de octubre (apro)- El jueves 2 de octubre de 2003, las calles de la ciudad de México se volvieron a manchar de sangre como hace 35 años, cuando el gobierno del presidente Gustavo Díaz Ordaz asesinó a decenas de estudiantes en la Plaza de las Tres Culturas, de Tlatelolco Ahora correspondió a un gobierno perredista, el encabezado por Andrés Manuel López Obrador en la Ciudad de México, dirigir la represión contra los estudiantes que marchaban en conmemoración precisamente del 2 de octubre de 1968 Algunos grupos de estudiantes, varios al margen de la marcha principal, comenzaron a cometer actos vandálicos en diversas partes de la ciudad Así, saquearon tiendas, destruyeron automóviles, rompieron escaparates… Para detener los desmanes el gobierno de la ciudad decidió mandar al cuerpo de granaderos, cuya intervención enardeció más a los revoltosos, por lo que se produjeron varios enfrentamientos, con un saldo de decenas de jóvenes y policías heridos, así como más destrozos en establecimientos comerciales También resultaron con heridas personas que nada tenían que ver con los manifestantes La situación se agravó cuando quienes habían marchado en paz fueron informados de que la policía estaba reprimiendo a sus compañeros en otras partes de la ciudad, a las que acudieron rápidamente, multiplicándose los enfrentamientos con las fuerzas del orden, que pronto recibieron el apoyo de decenas de patrullas de las policías preventiva y judicial Las sirenas de las ambulancias y de las patrullas se escucharon durante buena parte de la noche, hasta que los estudiantes poco a poco fueron retirándose, a pesar de que muchos de sus compañeros fueron detenidos Por lo pronto, varios de sus dirigentes ya anunciaron que en los próximos días realizarán nuevas marchas para protestar por la violencia policial y exigir la liberación de los estudiantes detenidos No descartan pedir también la renuncia del jefe de Gobierno López Obrador y de su secretario de Seguridad Pública, Marcelo Ebrard Así que se prevé que durante varios días, o quizá semanas, la zozobra se apodere de la ciudad de México, como sucedió durante varios meses de 1968 Como es evidente, de lo anterior lo único cierto son los desmanes del grupo de revoltosos, que actuaron sin problemas, aunque la policía detuvo después a cerca de 70, la mayor parte de los cuales después quedó en libertad Y la ciudad vive en calma

Comentarios