UNAM, tras el cambio estructural (Segunda y última parte)

jueves, 9 de octubre de 2003
* De la Fuente critica el poco apoyo de Fox a la Universidad México, D F, 8 de octubre (apro)- El rector de la UNAM, Juan Ramón de la Fuente, quien aceptó ayer buscar la reelección en la máxima casa de estudios y algunos le ven deseos de competir por la Presidencia de la República en el 2006, sostiene que no tiene ningún proyecto y asegura que tampoco milita en algún partido; mientras, el exsecretario de Salud en el gobierno zedillista hace una defensa de la educación pública superior y critica el poco apoyo que tiene de parte del gobierno del presidente Vicente Fox “La Universidad suscita enorme simpatía en amplios sectores de la sociedad, pero también genera adversarios, sobre todo quienes se sienten de alguna manera incómodos o amenazados por tener una institución de estas dimensiones, evidentemente una institución popular, de gente muy inteligente, muy critica, muy independiente, y que para algunos intereses puede representar una amenaza real o imaginada “Aquí el punto central que yo veo del conflicto sigue siendo ¿hasta dónde el Estado mexicano –no me refiero necesariamente al gobierno en turno que puede acentuar o no este planteamiento--, tiene una responsabilidad ineludible con la educación superior pública? Hay en el texto constitucional diversas interpretaciones al respecto, nosotros estamos firmemente convencidos y tenemos no solo respaldo de opiniones jurídicas, sino la fortaleza misma de la vida universitaria que nos da la razón, de que el Estado aquí tiene que cumplir con el compromiso histórico y con la sociedad mexicana de fortalecer y apoyar a la universidad pública”, agrega No obstante, aclara que la universidad pública tiene también que asumir sus propias responsabilidades ante la sociedad, como es no anteponer los argumentos o las razones económicas para dar acceso a los estudiantes Tampoco impedirlo bajo argumentos ideológicos, étnicos, religiosos, etcétera “Los únicos obstáculos que se tienen que saltar en la vida universitaria, en la formación profesional, son los académicos, y estos si son, a mi juicio, fundamentales porque la otra responsabilidad de la universidad es ofrecer servicios educativos de alta calidad”, precisa En este sentido el rector De la Fuente sostiene que el debate ya no está entre cantidad y calidad, porque la UNAM es una universidad de masas en la que se procura ofrecer educación de calidad a grandes conglomerados de jóvenes, sino que el reto es que responda a las necesidades de la sociedad y a las del país en la formación de los jóvenes y en las aportaciones de investigación científica que ayuden al desarrollo nacional “Entonces, cuando empezamos a hacer un balance entre las responsabilidades del Estado y las responsabilidades de la Universidad pública, vemos que aun cuando hay que decirlo, todavía las universidades tenemos que hacer más de lo que estamos haciendo y hacerlo mejor, hay una respuesta documentada de la responsabilidad de las universidades y en no pocas ocasiones pensamos que el Estado no ha cumplido cabalmente con la responsabilidad que tiene de apoyarlas”, explica --¿Y este gobierno? --No hay, a mi juicio, un cambio sustancial en ello, si revisamos con objetividad los presupuestos que se destinan para educación superior pública, vemos que las fluctuaciones a lo largo de los años, incluidos estos tres años, son realmente mínimas Según el rector de la Fuente, la falta de apoyo financiero del gobierno y el crecimiento de la demanda de los jóvenes por mayor educación superior, han generado la proliferación de universidades privadas bajo el mito de que son mejores que las públicas, lo cual resulta una falsedad Además de los problemas sociales que suscita tener una población joven sin educación y sin empleos –delincuencia, consumo de drogas, transmisión de enfermedades como el sida--, el rector de la UNAM insiste en que el mismo gobierno está provocando la proliferación de las “universidades de un día para otro” y las “escuela patito”, que no resuelven el problema de fondo “Lo que ha ocurrido es que ante la insuficiente oferta de instituciones públicas, han proliferado una serie de establecimientos que se denominan “universidades” que no lo son, que aparecen de un día para otro en una casa o en un edificio, que son negocios particulares, lucrativos y que constituyen un fraude educativo porque no tienen instalaciones adecuadas, no tienen una planta docente calificada Entonces el fenómeno de las escuelas patito, está asociado a esta insuficiente oferta de escuelas públicas por la limitante de recursos”, acusa De la Fuente “Por eso hemos señalado, que la prioridad desde nuestra perspectiva de una política publica de educación superior, es ampliar la oferta y, desde luego, vigilar la calidad de los estudios que ahí se ofrezcan, que de todas maneras será mejor que la que ofrecen estos establecimientos improvisados, los que además se convierten en un gran negocio porque son a todas luces lucrativos “Reconozcamos que hay instituciones privadas buenas y malas, que hay también hay instituciones públicas buenas y malas Es una falacia decir que lo privado es mejor que lo público, que lo privado es bueno y lo publico es malo, hay de todo en ambas La proliferación de estos establecimientos que se llaman universidades de un día para otro constituye un gran fraude para la sociedad mexicana y es reflejo de una insuficiente oferta de instituciones públicas Si hay escuelas patito es porque hay un mercado, sino no existirían, y si existe este mercado es porque hay una demanda insatisfecha”, concluye Finalmente, en caso de quedarse cuatro años más en la rectoría de la UNA, el doctor de la Fuente asegura que concluiría la reforma estructural porque ya no es posible postergarla

Comentarios