"Les metimos gol", responde Castañeda a Davidow

martes, 11 de noviembre de 2003
La “enchilada” sí formó parte de la agenda de EU, refiere el excanciller Proceso 1410 reseña las memorias del exembajador: “El oso y el puercoespín” México, D F, 10 de noviembre (apro)- El exsecretario de Relaciones Exteriores, Jorge G Castañeda, respondió al exembajador estadunidense en México, Jeffrey Davidow, que “la enchilada” o tema migratorio sí existió en la agenda de Estados Unidos, y aseguró que “les metimos un gol y, cuando se dieron cuenta, buscaron cómo zafarse” Pero “la enchilada existió en los documentos, insisto, esos documentos son públicos, los documentos están ahí, son el comunicado de la reunión de Guanajuato y el comunicado de Washington” Entrevistado por el periodista Joaquín López Dóriga, para el noticiero vespertino que conduce en Radio Fórmula, a propósito de las memorias de Davidow --que Proceso adelantó en la edición que comenzó a circular el domingo 09 de noviembre-- el excanciller sostuvo: “Lo que sin duda sucedió, y esto se lo que Davidow no quiere contar bien, es que --para usar un lenguaje coloquial-- les metimos un gol Les metimos un gol y, cuando se dieron cuenta, buscaron cómo zafarse, y Davidow, que sí es un hombre con mucha experiencia y mucho talento, y un gran amigo, yo lo respeto, lo estimo mucho, es un gran profesional “El entendió que les habíamos metido un gol y luego no les gustó (al introducir el tema migratorio en la agenda) Está narrando esencialmente asuntos que son ciertos, tiene toda la razón en que nosotros impusimos la agenda, sí, y nosotros no estuvimos dispuestos a abandonar a nuestros compatriotas allá En efecto, no estuvimos, no lo íbamos a aceptar nunca” Respecto de la afirmación de que Castañeda reescribió de prisa el discurso haciéndolo sonar como ultimátum, el exsecretario de Relaciones Exteriores declaró: “Son las opiniones del embajador Davidow, que nunca estuvo de acuerdo con este aspecto, del acuerdo migratorio, pero sí es cierto; yo no diría que reescribí los discursos, somos varios los que trabajábamos en los discursos del presidente en aquel momento, como seguramente sigue siendo el caso ahora” Recordó que el presidente Vicente Fox planteó, en la recepción en la Casa Blanca, que había que apretar el paso “Y que el presidente Bush correspondió en la tarde que le parecía bien, que se haría todo lo posible por cumplir con ese plazo “Te confieso, Joaquín, que esa tarde yo tuve varias conversaciones con el secretario Powell; él me confesó que había ciertos desacuerdos entre el equipo de ellos sobre cómo responder, pero que él había logrado convencer a sus colegas y convencer al presidente Bush de que sí había que responder positivamente a este llamado, no llamaría ultimátum, a este llamado del presidente Fox: a que antes de fin de año tuviéramos los elementos básicos de un acuerdo” Castañeda confirmó, con matices, la versión de Davidow De la reunión que sostuvieron ambos mandatarios, sin conocer todos los detalles y sin bases para discutir los pormenores, por lo que “la conversación siguió de manera torpe y se desvió a otros temas…”, el excanciller señaló: “Sí fue así”, y agregó que de los juicios del embajador Davidow, de si su presidente es torpe o no, “pues son muy su derecho; es un poco sorprendente que un embajador de carrera se refiera así a su presidente Lo interesante de esto es que esa noche, la cena pequeña, en Blear House, yo me senté en una esquina con la doctora Rice y empezamos a ver justamente estos números, a los que se refiere Davidow, que en realidad eran ya mucho más cercanos a lo que se podía hacer” El exfuncionario aseguró que estuvieron cerca de un arreglo, “el verdadero arreglo que había, que ya estaba prácticamente pactado, tanto con Powell como con Rice, no con el procurador Ashcroft El problema no era el Congreso, el problema era el procurador Ashcroft” Castañeda recordó que el problema siempre existió, de cómo lograr compatibilizar los intereses de los dos sectores en Estados Unidos, y de los intereses mexicanos “Nosotros tenemos el interés de los mexicanos que ya están allá y de los mexicanos que están aquí que, por desgracia en los próximos diez años por lo menos, se van a seguir saliendo” De la reunión que sostuvieron ambos mandatarios en el rancho San Cristóbal, y que para Davidow fue un encuentro de “ingenuos”, Castañeda dijo: “De nuevo, es un juicio un poco extraño por parte de un embajador de los Estados Unidos sobre su propio presidente” --Y sobre el de México --le dijo el periodista --Sobre el de México, yo creo que el presidente Fox tuvo muy claro desde un principio que este era un tema central en la agenda bilateral Y que no podíamos permitirnos el lujo de seguir dejándolo fuera, como se había dejado fuera desde hace tanto tiempo “Lo que sin duda sucedió, y esto es lo que Davidow no quiere contar bien, es que, para usar un lenguaje coloquial, les metimos un gol”

Comentarios