IVA, más de lo mismo

miércoles, 12 de noviembre de 2003
México, D F, 11 de noviembre (apro)- El gobierno del cambio no cambia y siempre comete los mismos errores cuando busca que el Congreso apruebe sus iniciativas más trascendentes En efecto, tanto en la reforma fiscal, consistente básicamente en aplicar el IVA a alimentos y medicinas, como en la reforma energética, se lanza a la batalla sin haber logrado un mínimo consenso con el que debe ser su gran aliado, el Partido Revolucionario Institucional (PRI), pues es el único que cuenta con los votos suficientes para sacar adelante las iniciativas, tal como sucedió en años anteriores Lo más seguro es que en ambos temas ni en la Cámara de Diputados ni en la de Senadores, los legisladores priistas presenten un solo frente, pues desde que carecen de la figura presidencial, que era la que imponía una férrea disciplina, han surgido diversos bloques, que no han podido eliminar Elba Esther Gordillo, en el primer caso, y Enrique Jackson, en el segundo Por ello resultará más difícil que el Partido Acción Nacional (PAN) y el gobierno reúnan los votos suficientes para la aprobación de esas reformas Por eso salta a la vista que el gobierno sigue careciendo de un negociador efectivo Ya se sabe que ese no es el fuerte del secretario de Gobernación, Santiago Creel, que año con año ha fracasado en esa labor frente al Congreso Pensando en esa incapacidad de Creel, ahora se recurrió a Felipe Calderón, que fue sacado de Banobras para ponerlo al frente de la Secretaría de Energía Con una amplia carrera política y legislativa, se pensó que era la figura ideal para sacar adelante la reforma energética Pero hasta ahora no existen signos evidentes de sus buenos oficios En relación con el IVA, se espera que finalmente el PRI presente una propuesta que, en términos generales, coincida con la del gobierno, pero reduciendo inicialmente el porcentaje del impuesto que se aplicaría a alimentos y medicinas, e incluyendo algunas medidas compensatorias, como una reducción en el impuesto sobre la renta De esa manera los priistas, que en su última campaña electoral dijeron no al IVA en alimentos y medicinas, podrían reducir el peso de su incumplimiento, con el argumento de que finalmente le bajaron el aumento que trataba de imponer el gobierno Más difícil se ve el asunto de la reforma energética, pues para lograrla es necesario reformar la Constitución, para lo cual el gobierno necesitaría más votos de priistas, pues se necesitan las dos terceras partes, y no una mayoría simple como en el caso del IVA Y parece que son más los diputados del PRI que se oponen a las reformas constitucionales, que los que están en contra del IVA

Comentarios