Líderes sindicales, el momento de definición

lunes, 17 de noviembre de 2003
México, D F, 17 de noviembre (apro)- En la batahola que ha provocado la intención gubernamental de aplicar el Impuesto al Valor Agregado (IVA) a los alimentos y las medicinas, las organizaciones sindicales se vienen alineando en posiciones que se están polarizando Por un lado, continúa el empeño del presidente del Congreso del Trabajo (CT), Leonardo Rodríguez Alcaine, de apoyar todo lo que le ordene el secretario del Trabajo, Carlos Abascal, desde la aplicación del IVA hasta la privatización del sector eléctrico En sentido contrario, la Unión Nacional de Trabajadores (UNT), que encabeza Francisco Hernández Juárez, está uniendo fuerzas con los opositores al IVA, a la privatización del sector eléctrico, a la desaparición o desincorporación de organismos como Notimex y todos los que tienen que ver con el cine En medio de esta polarización está emergiendo una fuerza que podría jugar un papel clave para, finalmente, sacudir, reestructurar o renovar el sindicalismo encabezado por líderes que todavía no se dan cuenta que el presidente de la República ya no es del Revolucionario Institucional (PRI) Las condiciones políticas, económicas y sociales propician un terreno fértil para que evolucionen movimientos reivindicadores Se prepara ya una magna movilización para el 27 de noviembre, en defensa de la industria eléctrica en la que participaran fuerzas de diversas corrientes ideológicas, que en este momento coinciden en un objetivo Hay corrientes dentro del sindicalismo que todavía militan en el Congreso del Trabajo, como el caso del sindicato minero que encabeza Napoleón Gómez Urrutia, que está en pleno acercamiento con las organizaciones que en otro tiempo también formaron parte del llamado sindicalismo oficial, como el sindicato de telefonistas, el del seguro social, entre otros Aunque todavía está pendiente el proceso de renovación de la presidencia del CT, a la que se aferra Rodríguez Alcaine y a la que aspira Gómez Urrutia, este dirigente tiende puentes que le pueden dar resultados, pues por lo menos encabezará la disidencia de las organizaciones que todavía permanecen en el CT Pero todavía no termina de definirse Aunque son claros los signos de que Rodríguez Alcaine no ha venido haciendo otra cosa que cumplir lo mejor que puede las instrucciones de Carlos Abascal, Napoleón todavía está peleando ese puesto Y por eso, cuando en una conferencia de prensa le preguntaron si asistirá a la manifestación del 27 de noviembre, se zafó diciendo que aún no lo habían invitado y que lo iba a consultar con sus demás compañeros Lo cierto es que también los tiempos actuales están obligando a los líderes a definirse Es probable que la famosa fecha del 20 de noviembre, fijada tentativamente para definir la reforma fiscal, en realidad pase en blanco, y el gobierno y los legisladores prefieran esperar a que pase la marcha del 27 para evitar mayores complicaciones, en caso de estén decididos a aprobar la aplicación del IVA a los alimentos y medicinas La movilización del 27 de noviembre se ha convertido en una fecha que podría también representar una fecha de ésas que se identifican con el antes y después Y como históricamente ha ocurrido, son estos tiempos los propicios para que surjan fuerzas, líderes, que podrían llenar los huecos que padecemos y que los partidos políticos no han podido aprovechar, por lo que se han venido quedando rezagados

Comentarios