Análisis político: la verdad incómoda

miércoles, 19 de noviembre de 2003
México, D F, 18 de noviembre (apro)- Dice un dicho que “la verdad no peca, pero incomoda”, y más cuando esa verdad se expresa en los medios diplomáticos, acostumbrados a las medias verdades o, de plano, al disimulo o la mentira Y así la verdad que expresó hace unos días el embajador de México ante las Naciones Unidas, Adolfo Aguilar Zinser, incomodó a muchos, precisamente por eso, porque es una verdad ¿Qué fue lo que dijo? Simplemente que “el entendimiento que la clase política e intelectual de Estados Unidos tienen sobre México es todavía el de un país en la condición de patio trasero” Y agregó que mientras esa percepción no cambie, en la relación con la gran potencia México seguirá “tragando camote” Pero, como sucede con muchas declaraciones polémicas, muy pronto lo dicho por Aguilar Zinser fue deformado en los medios, y se convirtió en que había afirmado que “México sigue siendo el patio trasero de Estados Unidos”, en lo cual, de todas maneras, no hay mentira, pues una cosa es que ya no deseemos serlo, y otra que logremos dejar de serlo Desde luego, los primeros en incomodarse por la declaración fueron los altos funcionarios de Estados Unidos, que transmitieron su molestia a sus homólogos mexicanos Resultado: como una muestra más de que seguimos siendo el patio trasero del nuevo imperio, Aguilar Zinser fue despedido, aunque permanecerá en su puesto hasta el 31 de diciembre próximo No se sabe si Aguilar Zinser seguirá en el servicio exterior, pero lo más seguro es que quede fuera del actual gobierno Le sucedería lo mismo que a Jorge Castañeda El caso de ambos –que se convirtieron en los grandes impulsores de la candidatura presidencial de Vicente Fox y fueron promotores exitosos del llamado “voto útil”-- muestra que, contrario a lo que se cree generalmente, la política no sirve para hacer amigos, sino para ganarse enemigos Castañeda y Aguilar Zinser fueron grandes amigos, pero comenzaron a distanciarse una vez que se incorporaron al gobierno de Fox, el primero como secretario de Relaciones Exteriores, y el segundo, consejero de Seguridad Nacional Aguilar Zinser fue nombrado después embajador en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), por lo que su jefe inmediato era Castañeda, y ahí empezaron los desencuentros, al grado de que se llegó a decir que ya eran enemigos Otros grandes amigos fueron Fox, Lino Korrodi y José Luis El Bigotón González, fallecido el sábado pasado González fue el creador de “Amigos de Fox”, pero a media campaña se separó, pues, según contó, el candidato ya le hacía más caso a Marta Sahagún que a sus amigos Y Korrodi en su reciente libro criticó duramente a El Bigotón Todo por la política

Comentarios