Se deslinda EU del despido de Aguilar Zinser

miércoles, 19 de noviembre de 2003
* La decisión debe ser del gobierno mexicano, sostiene Washington, 18 de noviembre (apro) - El gobierno de Estados Unidos se desmarcó del caso del despido de Adolfo Aguilar Zinser como embajador de México ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), pese a que en varias ocasiones el Departamento de Estado expresó su molestia con algunos de los comentarios del todavía embajador mexicano "La decisión en la designación de funcionarios mexicanos es algo que hace el gobierno de México y que es apropiado que ellos comenten", dijo Adam Ereli, segundo vocero del Departamento de Estado, en lo que fue la reacción estadunidense al despido de Aguilar Zinser, que anunció el lunes Luis Ernesto Derbez, secretario de Relaciones Exteriores, y que será efectivo a partir del 1 de enero de 2004 El despido de Aguilar Zinser fue de inmediato ligado a la molestia del gobierno estadunidense, ya que el embajador mexicano en varias ocasiones, y en el mismo seno del Consejo de Seguridad de la ONU, criticó la política bélica unilateral de George W Bush sobre Irak En el último incidente que ocurrió la semana pasada --que para algunos analistas fue la gota que derramó el vaso--, Aguilar Zinser caracterizó a México como el “patio trasero” de Estados Unidos; Colin Powell, secretario de Estado norteamericano, se vio obligado a decir que "nunca, nunca", Washington trataría a México como su “patio trasero ni como una nación de segunda clase” "Contrasto con la sugerencia de que el secretario Powell expresó enojo con los comentarios de funcionarios mexicanos", apuntó el segundo portavoz del Departamento de Estado Powell, primero en una entrevista con Televisa, y después su vocero, Richard Boucher, en conferencia de prensa, hicieron recientemente un llamado a Aguilar Zinser para que "adoptara una posición más positiva" con respecto de sus puntos de vista sobre la política de Estados Unidos en Irak Pese a que públicamente el gobierno de Bush insistió en aclarar que lo del despido de Aguilar Zinser era un asunto interno de México, las palabras de Ereli dejaron en claro que en el Departamento de Estado siguieron muy de cerca el caso de la reunión de Derbez con el embajador en la ONU, en que se le pidió –supuestamente a nombre de la Presidencia— que dejara el cargo a partir del primer día de 2004 "Es un asunto del gobierno mexicano, tienen que preguntarle al gobierno de México las razones de la decisión Estados Unidos está preparado para trabajar con el gobierno mexicano y sus funcionarios en un espíritu de compañerismo y cooperación que caracteriza a nuestra relación", puntualizó el vocero del Departamento de Estado Apro intentó hablar con varios funcionarios del gobierno de Bush para saber si en algún momento, directa o indirectamente, le pidieron al gobierno de Vicente Fox que le llamara la atención a su embajador ante la ONU Ninguno de los funcionarios consultados quiso hacer comentarios al respecto Ereli añadió que Estados Unidos siempre ha considerado que la relación con México es sólida y que entienden que puede haber diferencias en algunos aspectos "Tenemos un diálogo y una cooperación destacada en los asuntos en que trabajamos", añadió Uno de los comentarios de Aguilar Zinser que más molesto a los Estados Unidos fue cuando condicionó la asistencia internacional para la reconstrucción de Irak, al retiro total de los más de 130 mil soldados estadunidenses que están en el país persa como fuerza de control e invasora

Comentarios