Cubanas y mexicanos: "bodas de kermés"

domingo, 23 de noviembre de 2003
Cada vez más mexicanos y mexicanas viajan a Cuba para encontrar pareja Sin embargo, dice Proceso en su edición de este domingo 23 de noviembre, dichas uniones en su mayoría, resultan un fracaso, al ser producto de intereses lucrativos o de relacionas apresuradas que no permiten el real conocimiento de la pareja De acuerdo con información del semanario, el Instituto Nacional de Migración (INM), México recibe anualmente cientos de solicitudes de internación de personas de ciudadanía cubana que se casaron con mexicanos Tan sólo en este año, de enero a septiembre, se aprobó el ingreso de 519 personas Testimonios de las parejas, así como datos de ambos países, revelan que los factores de este fenómeno son principalmente la realización de bodas apresuradas entre personas que se conocen muy poco, los problemas de idiosincrasia y reglas sociales diferentes, pero también los engaños y autoengaños entre las parejas Para ejemplificar la situación, Proceso da voz a cuatro protagonistas con final infeliz Una de ellas, Leandra, de origen cubano y psicóloga de profesión, dice que en la mayoría de los casos "no hay víctimas ni victimarios" Desde su perspectiva, en Cuba se ha creado un mercado sexual "Ir a Cuba a buscar pareja es como ir a Almoloya y decirle a un preso que quiere tener una relación con él y que lo va a sacar de ahí Ninguno le va a decir: 'Ay, mire, gracias, pero mejor me quedo aquí 20 o 30 años, Mejor espero a otra persona, porque mira, tú estás muy vieja o no eres mi tipo Ninguno le va a decir que no, porque el preso lo que quiere es salir de la prisión Y los cubanos, salir de Cuba", dice la psicóloga al semanario Entre tanto, el INM, para asegurarse de que las uniones sean verdaderas y no una situación con fines lucrativos, ha tomado una serie de medidas, entre las cuales se encuentra una entrevista con cientos de preguntas que se le hacen a la pareja para comprobar la existencia real del vínculo, refiere Proceso en su edición de este domingo 23 de noviembre

Comentarios