Heredan deuda pública a edil priista en Guanajuato

miércoles, 26 de noviembre de 2003
Guanajuato, Gto , 25 de noviembre (apro)- Justo en el último día de su gestión, el ayuntamiento perredista que gobernó esta capital del estado del 2000 a octubre del 2003, aprobó por unanimidad dejar en calidad de deuda pública a la siguiente administración –priista-- el pago de sus sueldos, bono de fin de trienio, vacaciones y prima vacacional Sus aguinaldos los dispusieron de las partidas que aún tenían recursos, de acuerdo con el contenido de la última acta, que fue entregada de manera extemporánea al nuevo gobierno municipal De acuerdo con información obtenida por Apro, el Cabildo que presidió por segunda ocasión Rafael Villagómez Mapes –quien hace 18 años había sido alcalde por el desaparecido Partido Demócrata Mexicano, y ahora lo fue por el Partido de la Revolución Democrática (PRD)--, con mayoría perredista, acordó registrar dichos pagos como pasivos de deuda pública, para que fueran cubiertos con recursos provenientes de 20 por ciento de las participaciones que otorga el gobierno estatal en calidad de apoyo extraordinario para esta capital En esa sesión secreta, efectuada en la noche del 9 de octubre –el acta fue entregada a principios de noviembre por el exsecretario del Ayuntamiento- el exalcalde Villagómez Mapes expuso a los síndicos y regidores que el gobernador Juan Carlos Romero Hicks había pospuesto la entrega de ese apoyo a su administración, y con ello justificó que la partida presupuestada para el pago de los bonos de fin de trienio que se auto aprobaron no tuviera fondos suficientes Les aseguró que el gobernador Romero Hicks seguramente sí le entregaría esos recursos extraordinarios (entre siete y nueve millones de pesos) a su sucesor Arnulfo Vázquez Nieto, con quien el PRI recuperó la capital en las elecciones de julio En esa sesión, hubo reclamos entre los síndicos y regidores porque se asumió que el apoyo estaba siendo manejado de manera partidista y se les estaba bloqueando la posibilidad de cobrar un bono de fin de trienio que, según expusieron, ha sido cobrado durante los últimos 15 años por los integrantes de cada Ayuntamiento En esa misma sesión acordaron pagarse desde ya los aguinaldos correspondientes a síndicos y regidores, y al secretario del Ayuntamiento El saldo que se dejó en calidad de deuda pública se aproximaría a los dos millones de pesos A la orden del día planteado en esa sesión, que habría terminado prácticamente unos minutos antes de que concluyeran su periodo de gobierno, también se añadieron varios puntos no previstos que fueron aprobados por mayoría del PRD y del Partido Acción Nacional (PAN), y los votos en contra de los regidores del Partido Revolucionario Institucional (PRI), entre ellos, la solicitud de autorización para pagarle al notario Antonio Ramírez García cien mil pesos por asesoría en áreas administrativas y financieras de la Presidencia ante dependencias estatales como la Contaduría Mayor de Hacienda Ramírez García formó parte de la planilla del Ayuntamiento que contendió por el PRD en la elección municipal de julio, y que estuvo encabezada por Concepción Contreras, esposa del propio presidente municipal Rafael Villagómez También se aprobó el pago de “honorarios profesionales” al despacho UC&CS del Golfo, SA –de Veracruz--, por encargarse de coordinar la entrega recepción de la administración municipal A este despacho se le pagaron 350 mil pesos por “supervisión” y otros 150 mil pesos por una “revisión del inventario de bienes muebles e inmuebles” Esto se cargó a las partidas de honorarios profesionales, que, además, fueron modificadas en esta misma sesión, para que tuvieran los recursos suficientes porque ya no los había Se autorizaron honorarios por 190 mil pesos a Javier León por supervisar obra pública, mismo que se cargó al Ramo 33 de este año Y otro pago por supervisar obra pública de los años 2001 y 2002 a Jesús Abraham Rodríguez de la Cruz, por un total de 260 mil pesos Además de este panorama –que ya es investigado por el nuevo alcalde, quien entregará un informe a la Contaduría Mayor de Hacienda del Congreso-- se dejaron cuentas por pagar que rebasan el millón de pesos, y que originalmente no fueron incluidas en el informe de entrega-recepción, así como deficiencias presupuestales y recursos insuficientes para cumplir con los compromisos pendientes para el cierre del año, que terminará con un déficit que obligará a la administración priista a tomar medidas de austeridad y un recorte presupuestal del gasto en general, según un informe del tesorero Antonio Valdez Fonseca al nuevo Ayuntamiento

Comentarios