ATUENDO: ¡Desplegadazo!

jueves, 27 de noviembre de 2003
"Vamos a calificar y vamos a ser campeones": Jorge Vergara México, D F, 26 de noviembre (apro)- Los jugadores del Toluca no le ganaron a Chivas Lo barrieron del campo Lo de este miércoles en la "Bombonera" fue una de las peores lecciones que ha recibido la soberbia Los irónicos dicen: "Guadalajara sacó un excelente resultado Debió perder 12-0 y sólo perdió 4-0" Si un equipo es goleado como sucedió con Chivas y su mejor hombre fue el portero, imagínese usted la caricatura que armó el humorista involuntario Hans Westerhof José Cardozo metió dos, pero su cuota debió irse arriba de la media docena, por la gran cantidad de oportunidades claras que desperdició Otro que falló como nunca fue Vicente Sánchez y también el "Chiquis" García y Miguel Ángel Carreón y "Sinha" y Carmona, y Los cuatro goles que recibió Oswaldo Sánchez constituyen apenas una mínima porción de todos los peligros que tuvo que alejar de su portería Cierto que la expulsión de Francisco Javier el "Maza" Rodríguez cuando se jugaba la primera media hora del partido influyó, pero ¿a qué entrenador se le ocurre poner en un juego de preliguilla a un joven que no completa ni tres horas en Primera División, como Marco Parra, cuando el equipo va perdiendo y sabedor de que se encuentra en inferioridad numérica? También habría que decir que Chivas ganó los dos clásicos y su pase a la repesca con una altísima dosis de suerte, la misma que se perdió en la "Bombonera" Chivas no sólo sufrió con la lluvia, sino con el baile que le pusieron los toluqueños Al margen de las ridiculeces de siempre (apostar cien mil pesos, en un juego de adolescentes directivos que no lleva a ninguna parte, más que a convertir el futbol en una obra bufa), la verdad es que Toluca le pasó por encima a Chivas, que no encontraba sitio de reposo para evitar la masacre deportiva que finalmente ocurrió Ahora el problema no es que Chivas remonte para el partido de vuelta, sino que evite otra victoria del Toluca, quizá en las mismas condiciones porque en la medida en que Toluca haga uno o dos goles (cosa de suyo probable con Cardozo, Vicente Sánchez y compañía), obligaría a los rojiblancos a meter cinco o seis anotaciones en 90 minutos, lo cual se ve bastante difícil El triunfo del silencio sobre la soberbia también es sano para el futbol Jorge Vergara, el presidente rojiblanco, pasó de ser un animador de circo balompédico, a un hombre soberbio, que no conoce límites cuando se trata de demostrar su poderío económico y su afán de cruzar apuestas con el primero que se le atraviese No en balde Leo Beenhakker le llamó "pobre hombre", quizá faltándole otra palabra al final: "Pobre hombre rico" El caso de Vergara confirma aquella vieja y filosófica sentencia de que sobre el planeta hay hombres tan pobres, pero tan pobres, que lo único que tienen es dinero

Comentarios