Caso Philip True: Las presiones de la embajada (Segunda y última parte)

jueves, 27 de noviembre de 2003
* La liberación de los huicholes, por errores de las autoridades, opina la defensa Guadalajara, Jal , 26 de noviembre (apro)- Luego que la defensa le dio un vuelco al asunto del periodista estadunidense asesinado, Philip True, corresponsal del San Antonio Express News, al reconocer que fueron los indígenas los que, a fines de 1998, ejecutaron al reportero, la misma sostiene que siempre buscó la verdad jurídica, y que la liberación de los inculpados se debió a serias deficiencias en el proceso atribuibles a las autoridades Así, cuando los indígenas fueron detenidos, y luego puestos en libertad por un juez, de inmediato la Procuraduría de Jalisco apeló el fallo, y el caso pasó al Supremo Tribunal de Justicia del Estado Los magistrados de la Primera Sala determinaron que el juez transgredió la Ley Orgánica del Poder Judicial, "al mostrar notoria ineptitud o descuido en el desempeño de sus funciones" Y por asentar hechos falsos y alterar el expediente, los inculpados fueron condenados a purgar prisión por 13 años, al ser revocada la sentencia del juez Reyes Contreras No obstante, la defensa --para entonces ya operaba como tal Arturo Zamora Jiménez-- promovió y obtuvo un amparo del Segundo Tribunal Colegiado del Tercer Circuito con sede en esta capital, y salvó a los dos huicholes de ir de nuevo a la cárcel, y a la fecha éstos continúan en libertad En la segunda instancia uno de los magistrados de la Primera Sala, Ramón Soltero Guzmán, se excusó sin mayor explicación de conocer del caso y fue sustituido por otro El corresponsal del Express News había llegado el 6 de diciembre de 1998 a la zona indígena para realizar un reportaje sobre la vida de esta etnia ubicada en el norte de Jalisco Diez días después fue localizado su cadáver, semienterrado, cerca del río Chapalagua, en la población de Popotita del municipio de Mezquitic Entonces, la misma embajada estadunidense presionó a las autoridades mexicanas para que esclarecieran el caso y, al poco tiempo, presentaron a los presuntos responsables y, aunque en principio se dijo que el periodista había muerto por congestión alcohólica, se realizaron dos autopsias, una en Jalisco, que concluyó que su fallecimiento fue por estrangulación Otra, efectuada en la capital del país, reveló que fue por golpes que se habría provocado al caer al barranco a donde en realidad fue arrojado, mas no se sabe todavía si ya muerto o aún con vida El editor del diario norteamericano, Robert Rivard, declaró que True vino como amigo, y nada justifica su asesinato, y que hay detalles que nunca se van a saber y que confía en que las autoridades cumplan con su papel y castiguen a los responsables Entre tanto, la señora True agradeció a la abogada Patricia Morales haber tenido el valor de reconocer públicamente lo que en realidad pasó con su esposo, y también agradeció al estadunidense Miguel Gatins --"que fue nuestro adversario"--, por reconocer la verdad La abogada señaló que aunque desde hace cerca de dos años había conocido la verdad de lo ocurrido, no se había presentado la oportunidad para darlo a conocer Explicó que mucho se debió a una gran depresión que sufrió al conocer de boca de los autores que en realidad sí fueron ellos los asesinos No obstante, en dos ocasiones aseveró que no acudirá ante las autoridades judiciales para dar la versión de los hechos, aunque "sí estoy dispuesta a comparecer si me llaman a declarar" Gatins, por su parte, tras dar a conocer que Zamora, principal abogado de la apelación, se retiraba del caso junto con su despacho, dijo que tal vez nunca se conozcan los verdaderos motivos por los que asesinaron a True, pero que en una parte de su diario, Philip escribió sobre su encuentro con Juan Chivarra: "Cuentan historias de algunos prospectos que fueron encarcelados y rechazaron el permiso para buscar minerales y los sacaron a fuerza Por un momento, me las vi negras" Agregó por su parte el benefactor del Instituto de Filantropía que le "queda claro que las creencias y percepciones de los huicholes, sobre su tierra ancestral y su cultura, son algo que nosotros, como mestizos y extranjeros, entendemos muy poco", pero que cualquiera que haya sido el motivo, no hay justificación para asesinar a otro ser humano Finalmente, afirmó que como miembros de la sociedad "estamos cansados de tantos casos similares, famosos y desconocidos, que nunca parecen ser resueltos satisfactoriamente, dejando dudas y creando mucha desconfianza en nuestras instituciones Guadalajara no es Ciudad Juárez, y sé que ni autoridades ni defensores tenemos interés en cubrir la verdad", aunque explicó que cuando el juez Reyes Contreras dio su veredicto, hizo lo correcto, debido a la evidencia contradictoria presentada por el Estado", y concluyó que su participación siempre fue en busca de la verdad y de la justicia

Comentarios