Bush se quiere apropiar del mundo, alerta filósofo

viernes, 28 de noviembre de 2003
*Califica al presidente de EU como un fundamentalista y apocalíptico Guadalajara, Jal , 27 de noviembre (apro)- Ahora más que nunca, con un presidente “de facto, fundamentalista, apocalíptico y beligerante como George Bush”, Estados Unidos pretende, con la globalización, apropiarse del mundo entero y mantener un control absoluto, alertó William McBride Al hablar sobre el tema "El Futuro: globalización filosófica sí, hegemonía norteamericana no", en el marco del XII Congreso Nacional de Filosofía, el catedrático de la universidad estadunidense de Pardue, dijo que no pocos pensadores de su país conciben la globalización como una hegemonía político-económica estadunidense Añadió al respecto que, dada la hegemonía económica y militar de su país en el proceso globalizador, "la globalización de la filosofía" en la práctica "podría terminar por significar primordialmente, o exclusivamente, la globalización de la filosofía norteamericana” Agregó que aun cuando es algo muy ambiguo, podría resumirse en el movimiento conocido como pragmatismo, aunque tiene esperanzas de que, finalmente, se dé en el siglo 21 una concepción global, hegemónica, de una filosofía cosmopolita "Para decirlo de manera contundente, la situación se puede describir así --expresó el filósofo en su ponencia--: el gobierno actual de Estados Unidos pretende --en un sentido importante-- apropiarse del globo entero, si se define apropiarse como la utilización del control absoluto ¿De qué otra manera podemos interpretar su insistencia (la de Bush y su gobierno) en tener la libertad para atacar a voluntad a quien quiera, cuando quiera, si decide que es apropiado hacerlo? ¿O su constante reiteración de que su guerra al terrorismo será ilimitada y que su terminación no es previsible? ¿Su rechazo a jurisdicción de las cortes internacionales? ¿Su repudio de un trato sobre el calentamiento global, por muy benigno e ineficaz que pueda ser?" Todas estas afirmaciones y pretensiones --dijo McBride-- las hace un gobierno que, de hecho, domina las instituciones económicas y financieras más influyentes y poderosas del mundo, como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y un país cuyos gastos militares superarán a todos los demás países del mundo juntos Agregó que el señor Bush, "presidente de facto de Estados Unidos" cuando habla dice defender la libertad, la tolerancia y la civilización contra los bárbaros, pero él y su procurador general, John Ashcroft, anuncian medidas para limitar las libertades civiles y restringir procedimientos judiciales que garantiza la constitución “Todo, en nombre de la seguridad, al tiempo que adoptan posturas más intolerantes con palabras tan infames como: ‘si no están de nuestro lado, estarán del lado de los terroristas’ y recurre, con frecuencia, al lenguaje vergonzantemente infantil del bien y del mal, de los buenos y los malos y al eje del mal, y éste no es un lenguaje de diálogo, es el lenguaje de la dictadura, aunque su estilo resulte harto adolescente", agregó El filósofo se refirió luego a la percepción que tiene de Bush y de sus cercanos colaboradores, en torno al uso recurrente de sus creencias: "Con un estilo fanático de religión cristiana que ha ido tomando la forma de lo que yo doy en llamar ‘cristianismo de la beligerancia’ o de la belicosidad Claro está que no todos los cristianos, o inclusive todos los cristianos a los que se podría tildar de fundamentalistas, comparten su peculiar punto de vista" Quienes comparten con Bush esos pensamientos creen que esos sucesos son inminentes y creen, además, que la tierra de Israel jugará un papel crucial, por lo que muchos de esos seguidores han cambiado su actitud fundamentalista antisemita, sostuvo McBride El presidente de Estados Unidos y sus más férreos seguidores, según la teoría que sostiene el catedrático, tienen la creencia de que este país "tiene un papel histórico excepcional, como promotor de la libertad y la justicia, o en que, para decirlo en su lenguaje religioso, es la ciudad en la cumbre" Como Bush ha llegado a decir: "Somos los Estados Unidos; podemos hacer lo que queramos" Ese no es buen presagio para el mundo, advirtió Sobre la situación económica global, "el sistema capitalista de libre mercado, del cual, una vez más Estados Unidos es el corazón --subraya el filósofo--, ha sido enormemente desastroso para millones de personas que claramente están en una situación peor que hace dos o tres decenios", porque el sistema ha beneficiado grandemente a ciertos individuos privilegiados, no todos ellos estadunidenses o europeos Dijo que no se referiría a México, pero que lamentaba, por ejemplo, "la privatización a muerte" de los ferrocarriles William McBride señaló que si bien la caída del comunismo fue también el fracaso de las teorías marxistas cuando hablaban del colapso del capitalismo, "es posible que después de todo Marx todavía llegue a ser considerado un profeta, si la tendencia hacia el desequilibrio global entre los ricos y los pobres aumenta" y se dé lo que él llamaba la "expropiación de los expropiadores"

Comentarios