Gaseras estadunidenses en México, por encima de la ley

domingo, 30 de noviembre de 2003
En Baja California desde 2001, se libra una disputa entre gaseras estadunidenses por obtener autorizaciones del gobierno federal para construir y operar terminales de gas natural licuado La idea, revela una investigación de Proceso en su edición de este domingo 30 de noviembre, es abastecer a California, estado del país vecino del norte, donde los habitantes se negaron a tener cerca instalaciones como esas, dado el alto grado de peligrosidad que representan Pero en México, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), ya autorizó a las empresas Shell y Sempra la manifestación de impacto ambiental de su planta De la Comisión Reguladora de Energía obtuvieron también el permiso de operación correspondiente, cuenta el semanario Inconformes, Mónica Fabiola Palafox Y Granados, y Marco Antonio Lazcano Sahagún, interpusieron sendas demandas ante la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental de la Semarnat En entrevista con Proceso, detallan que los proyectos de las gaseras no son tan malos, siempre y cuando se hagan con apego a las regulaciones ambientales "No estoy en contra del proyecto", dice Lazcano ante el semanario, "pero no estoy en favor de su ubicación Aquí en Baja California, necesitamos urgentemente tres cosas: una fuente de energía, un puerto de altura y un tren, pero que se lleven a cabo cumpliendo las leyes y atendiendo las preocupaciones de la gente" Pese a su reclamo, dice Proceso en su edición de este domingo 30 de noviembre, el nuevo titilar de la Semarnat, Alberto Cárdenas, advirtió durante una visita a Ensenada, que en Baja California se instalarán tantas gaseras como el mercado permita, lo cual indica que aparentemente nada podrá salvar a los bajacalifornianos de los intereses estadunidenses y los riesgos que éstos conllevan para la población

Comentarios