Los militares de la "guerra sucia" (Primera de dos partes)

viernes, 7 de noviembre de 2003
En septiembre del año pasado, Proceso publicó el reportaje “Los militares de la guerra sucia”, escrito por el reportero Juan Veledíaz, en el que se da cuenta, en detalle, de la participación de militares de alto rango en el exterminio de la guerrilla rural y de la detención de centenares de pobladores que, al paso del tiempo, serían considerados desaparecidos A continuación reproducimos el texto: México, D F, 6 de noviembre (apro)- Documentos militares catalogados como "secretos" y "confidenciales" que contienen los "planes de operaciones" desarrollados en la primera mitad de los setenta por órdenes de Luis Echeverría, revelan quiénes fueron los militares que participaron en el exterminio de la guerrilla rural y en la detención de centenares de pobladores que, al paso del tiempo, serían considerados desaparecidos De los informes disponibles en el Archivo General de la Nación (AGN), se desprende quiénes eran los mandos, qué áreas tenían bajo su responsabilidad y cuáles eran sus objetivos Los reportes son parte de un rompecabezas al que le hacen falta piezas, pero que, en principio, revelan cómo y con quiénes se estructuró la campaña militar rural que se conocería como la guerra sucia Las bajas militares aumentaban Eran los últimos meses de 1972 y el general de división Hermenegildo Cuenca Díaz, secretario de la Defensa Nacional, veía cómo el Plan de Operaciones Telaraña/71 no daba los resultados que esperaba De acuerdo con un documento catalogado como "secreto", fechado el 7 de abril de 1971, la estrategia desarrollada desde finales de ese mes en la región del Pacífico de Guerrero, tenía como finalidad recopilar información sobre la guerrilla de Lucio Cabañas, poner en marcha una campaña de labor social entre la población y desarrollar una acción militar "La acción militar será iniciada durante la noche del 29 al 30 de abril de 1971 Será orientada hacia la región de El Paraíso y El Cayaco, municipio de Atoyac A los maleantes capturados se les conducirá al 2º Batallón de Policía Militar para su interrogatorio", señala el documento Fue en esas zonas donde el Ejército acumuló decenas de bajas También ahí, como lo registra un informe fechado el 2 de mayo del 71, "tropas del 32 Batallón de Infantería capturaron nueve ‘paquetes’, entre los que se encuentra Onésimo Barrientos" Las seis hojas que contienen el Plan Telaraña/71 y los informes que dan cuenta de la captura de ‘paquetes’, de los que en contadas ocasiones se mencionan nombres, se encuentran entre los expedientes que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) envió al AGN, a principios de este año Comprenden algunas de las actividades realizadas a partir de la segunda mitad de los sesenta, hasta 1985 Ahí se encuentran algunas piezas del mapa de la llamada guerra sucia, en su episodio rural, como oficios e informes firmados por el general Cuenca Díaz De la consulta de los radiogramas, mensajes y planes de operaciones, tanto del Estado Mayor de la Defensa como de las comandancias de la 27 y 35 zonas militares --con sede en Acapulco y Chilpancingo, respectivamente--, se desprende cómo y quiénes fueron los militares que comandaron y ejecutaron las acciones que dejaron en aquellos años poco más de 300 personas desaparecidas en Guerrero Los documentos revelan también los cambios que Cuenca Díaz realizó en los principales puestos de la Sedena, como las comandancias de zona cuando el Ejército no podía con la guerrilla Todo se encuentra en la “galería siete” del AGN Por los nombres de los militares que aparecen en los documentos, se desprende que la campaña militar de aquellos años --1971-1976-- significó promociones y ascensos para una generación de oficiales y jefes militares, algunos de los cuales llegaron a ocupar los principales puestos en la Sedena Cambios en el alto mando El 6 de agosto de 1973, Cuenca Díaz ordenaba, mediante el radiograma 47849: "A raíz de los sucesos de Arroyo Oscuro, extremar medidas de seguridad a efecto de evitar sorpresas por parte de maleantes" La orden tenía fundamento Unos días antes, una columna de soldados fue emboscada muy cerca de un lugar conocido como Las Trincheras, a unos kilómetros de Arroyo Oscuro De acuerdo con versiones de los pobladores, allí se contaron por lo menos 32 bajas militares En el expediente no hay registros sobre el número de bajas Los archivos correspondientes a 1972 y 1973 registran varios cambios en el primer plano de la Sedena En ese lapso casi no hay documentación disponible sobre las primeras escaramuzas con la guerrilla, con decenas de bajas militares Semanas después de estos enfrentamientos, Cuenca colocó como nuevo jefe del Estado Mayor, el máximo órgano técnico operativo de la Sedena, al general de brigada Alberto Sánchez López, en sustitución del general Roberto Yáñez Vázquez Sánchez López tenía el rango de coronel cuando el 2 de octubre de 1968, de acuerdo con libro Parte de guerra, de Julio Scherer y Carlos Monsiváis, le tocó estar al mando del primero de tres agrupamientos que montaron aquella tarde la Operación Galeanaen la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco bajo el mando del general Crisóforo Mazón Pineda En la Sección Segunda del Estado Mayor (Inteligencia Militar), Cuenca relevó al teniente coronel Carlos Cisneros Montes de Oca, y designó al coronel Jaime Contreras Guerrero, quien en 1970 se había graduado en el Colegio Interamericano de Defensa en Estados Unidos; en la Sección Tercera (Operaciones), el teniente coronel Macario Castro Villarreal fue sustituido por el también teniente coronel Mario Renán Castillo Fernández, que estudió en Fort Bragg, Carolina del Norte, sede de los boinas verdes del ejército estadunidense También a finales del verano de 1973, en Chilpancingo, sede de la 35 Zona Militar, llegó como nuevo comandante el general brigadier Eliseo Jiménez Ruiz, quien tenía al entonces teniente coronel Enrique Cervantes Aguirre como su jefe del Estado Mayor En Acapulco, el viejo general de división Salvador Rangel Medina sustituía al también divisionario Juan Manuel Enríquez Rodríguez como comandante de la 27 Zona Militar Esta zona, sede principal de la ejecución de los planes para acabar con la guerrilla, era de las más conflictivas y había tenido en los primeros tres años de los setenta a igual número de jefes; en 1971, estaba el general Álvaro García Taboada, quien fue relevado en 1972 por el general Joaquín Solano Chagoya, a quien sustituyó Enríquez Rodríguez A partir del 16 de noviembre de 1973, por orden del general Cuenca, los generales Jiménez Ruiz y Rangel Medina pusieron en marcha la Operación Luciérnaga para cercar a la guerrilla La ejecución de este plan, de acuerdo con el radiograma 17136, estaba a cargo del brigadier Alfredo Rubén García Cruz, quien se apoyaba en tres agrupamientos: el Guerrero, al mando del mayor Eloy Ruiz Apreza; el Halcón, encabezado por el mayor Javier Escobedo Corvera, y el Águila, dirigido por el teniente coronel Juan López Ortiz Escobedo Corvera y López Ortiz tenían algo en común: ambos habían estudiado años atrás en Panamá, cuando ahí se encontraba la sede de la tristemente célebre Escuela de las Américas (SOA) El primero de ellos realizó, en 1965, el curso de operaciones en la jungla, y el segundo, en 1959, el curso de tácticas de Infantería La SOA se conocería después como la "escuela de asesinos", pues por sus aulas pasaron muchos militares latinoamericanos que luego practicarían torturas, desapariciones y ejecuciones extrajudiciales contra opositores en sus respectivos países En noviembre de 1973, el 32 Batallón de Infantería, compuesto por aproximadamente 600 soldados, fue uno de los primeros en enfrentar a los guerrilleros Estaba comandando por el coronel Eduardo Castillo Ferrara El radiograma 11577, fechado el día 18, informaba de un enfrentamiento entre una columna militar, que encabezaba el mayor Ricardo Ábrego Aguilar, con un comando del grupo de Lucio Cabañas Fue a tres kilómetros al oeste de Yerbasantita, y ahí resultaron muertos el sargento Benjamín García Martínez y los soldados Sabino Ayadoro Eusebio, Juan Bernal Álvarez, Arnulfo Tapia Martínez, y desaparecido el soldado Francisco Blanco De la guerrilla, de acuerdo con el documento, sólo se encontraron dos cadáveres, uno de ellos el de Anselmo Barba Barrientos Castillo Ferrara, quien había establecido el puesto de mando de su batallón en Tepetixtla, pertenecía a una familia de militares Su hermano Gonzalo había sido subjefe del Estado Mayor con el general Marcelino García Barragán, y le había tocado comandar a las tropas que la madrugada del 24 de septiembre de 1968 ocuparon las instalaciones del Instituto Politécnico Nacional en el Casco de Santo Tomás En 1974, en la zona serrana de Atoyac, se habían concentrado siete batallones, una brigada de fusileros paracaidistas --el entonces cuerpo de elite de la milicia mexicana-- y una brigada de la Policía Militar, ambas provenientes del Campo Militar Número Uno de la Ciudad de México En febrero de ese mismo año, Rangel Medina, a partir de una serie de bajas en agrupamientos que pertenecían al 32 y 19 batallones en los poblados de El Quemado y San Vicente de Benítez, realizó algunos cambios El coronel Enrique Alba Rodríguez sustituyó a Castillo Ferrara en el 32, y al 19 llegó otro coronel, Ramón Rocha Aguilar Ambos tenían la misión de tender una valla con otros agrupamientos a lo largo de la sierra Cuando a principios de mayo el grupo de Lucio Cabañas secuestró a Rubén Figueroa Figueroa, entonces senador del PRI y precandidato a la gubernatura de Guerrero, la alarma se volvió permanente en la Sedena Figueroa y el general Jiménez Ruiz eran dos viejos conocidos En 1964, ambos habían sido elegidos diputados federales por el PRI Cuando en 1966 el entonces coronel fue designado por el general García Barragán agregado militar en la embajada de México en Guatemala, Figueroa ya era miembro de la Comisión del Balsas, puesto que utilizó para su carrera al Senado Se volvieron a encontrar en 1973, cuando el general llegó como comandante a Chilpancingo durante el principio del despliegue militar para acabar con Lucio, pero meses después el secuestro del político modificó el escenario

Comentarios