Buen gobernador, mal administrador

domingo, 9 de noviembre de 2003
Por primera vez desde su creación, el Banco de México fue sujeto a una auditoría “especial” por parte de la Auditoría Superior de la Federación, correspondiente a la Cuenta Pública 2001, en la que se concluyó que sus instrumentos de control no son los adecuados, revela Proceso en su edición en circulación a partir de este domingo 9 de noviembre A poco menos de dos meses de que el titular de Banxico, Guillermo Ortiz, concluya su gestión y se coloque en la recta final hacia su eventual ratificación como gobernador del Banco de México, esta auditoría indica que las políticas de gestión y administración del exfuncionario han violado las leyes de Adquisiciones y de Responsabilidades de los Servidores Públicos De acuerdo con el reportaje de este semanario, la ASF hizo a Banxico 13 observaciones que generaron 21 acciones, de las cuales 12 son recomendaciones para fortalecer el control interno del banco y nueve son solicitudes para ejercer en tiempo y forma las atribuciones del Banco de México Esto, porque encontró que Banxico no ejerció 11 millones 374 mil pesos para la adquisición de moneda metálica Aunado a lo anterior, se suma la eventual renovación de la titularidad del Banco de México y la posibilidad de que Ortiz sea reelegido, pues cuenta con el apoyo de banqueros y representantes del sector privado que fueron beneficiados por el rescate bancario Para el senador Alberto Rico, Ortiz ha hecho un buen papel en Banxico, pero su pasado como secretario de Hacienda y artífice de la privatización de la banca, no puede olvidarse, dice a Proceso en su edición de este domingo 9 de noviembre

Comentarios