Buenos Aires se vuelve latinoamericana

domingo, 9 de noviembre de 2003
Buenos Aires, la ciudad que alguna vez fuera considerada la "París de Sudamérica", vive días difíciles: la inseguridad crece y la pobreza se multiplicó con la crisis socioeconímica de 2001 El miedo a salir a la calle, las rejas en todas las ventanas, rumores de secuestros exprés y asaltos son evidencia de la crisis por la que pasa la capital argentina, dice Proceso en su edición de este domingo 9 de noviembre Así lo confirma para el semanario el escritor Gustavo Nielsen, quien describe la paradoja de la decadencia argentina: el periodo menemista "fue una época tonta para los argentinos donde nos creíamos más que nunca, más" Pero ahora, agrega, "de alguna manera seguimos en una época tonta: somos pobres, somos menos, nos sentimos solos ¿Será porque hay inseguridad?" Por su parte, Lagmi Chávez, documentalista cubana que vive en Buenos Aires, dice a Proceso que el fenómeno de Argentina responde a que "la gente no está preparada para esta ola de inseguridad que viene creciendo tan rápido" Y es que, según explica el semanario, con la degradación económica, la pobreza, que en los años 60 abarcaba al 10 por ciento de la población, creció a niveles alarmantes y actualmente afecta a 50 por ciento de los 37 millones de habitantes en Argentina De acuerdo con las estadísticas, entre enero y octubre de este año, hubo 184 secuestros, 90 por ciento de los cuales fue de tipo exprés Por ello, dice Proceso, en su edición de este domingo 9 de noviembre,el más reciente "cacerolazo", el primero que vive el presidente Ernesto Krichner, en lo que va de su corta administración, enciende una luz roja en el despacho del mandatario argentino, quien a pesar de ello, goza de más del 80 por ciento de la popularidad en Argentina

Comentarios