Detienen a supuestos militares por espiar a Patricio Martínez

miércoles, 10 de diciembre de 2003
México, D F, 9 de diciembre (apro)- La Procuraduría de Justicia del Estado de Chihuahua mantiene detenidos y bajo arraigo desde el pasado 20 de noviembre, a dos supuestos miembros del área de inteligencia militar del Ejército Mexicano, por espiar al gobernador Patricio Martínez García y a miembros de su gobierno Los dos detenidos rindieron declaraciones ante el Ministerio Público del fuero común donde confiesan haber recibido órdenes directas de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para recabar información sobre el mandatario A petición de la escolta del gobernador Martínez, agentes judiciales detuvieron a Félix Velázquez Moreno, de 35 años, y Eleuterio Martínez Hernández, de 34, cuando espiaban las actividades del mandatario en el Centro de Información de Chihuahua (Cidech), que se ubica en la esquina de División del Norte y Avenida Universidad En el oficio de investigación No2290/03, derivado de la averiguación previa No1502-667/01, se menciona que aproximadamente a las 10:40 horas, cuando se estaba verificando un evento presidido por el gobernador Patricio Martínez, sus escoltas sorprendieron “a dos personas del sexo masculino tomando fotografías y recabando datos, acercándose a éste de manera sospechosa” Los presuntos militares se identificaron como reporteros y que por ello tomaban fotografías, pero después adujeron ser miembros de Inteligencia Militar y que estaban realizando un trabajo encargado por la Sedena, según describen los partes informativos elaborados por agentes del Ministerio Público(MP) Los policías Alejandro Torres Sáenz y Jesús José Salas, que detuvieron a los presuntos militares, establecen en el informe que dirigen al MP, José Moreno Pérez, que cuando les señalaron a los detenidos que ellos investigaban el atentado contra el gobernador Martínez (el 17 de enero del 2001), los detenidos se pusieron sumamente nerviosos y trataron de darse a la fuga en varias ocasiones, pero fueron sometidos Un militar consultado por Apro puso en duda que las personas detenidas formen parte del área de Inteligencia Militar de la Sedena, toda vez que “tienen prohibido” acreditarse como miembros de la Sección Segunda de la Sedena, responsable de las labores de inteligencia militar “La sanción que reciben por acreditarse como tales, es el juicio en el fuero militar”, explicó el militar, el cual señaló que existe un sector dedicado a recabar información, los cuales no tienen ninguna relación con las labores de manejo de información sensible Según el parte informativo –del cual Apro tiene una copia—, los dos detenidos portaban credenciales de la Dirección Corporativa de Administración de la Subdirección de Servicios de Seguridad Física de Petróleos Mexicanos, expedidas por el General de Brigada Diplomado del Estado Mayor, Víctor Manuel de la Peña Cortez La acreditación de Félix Velázquez Moreno tiene el número de control 3136 y el de Martínez Hernández tiene el 3161, en los cuales se afirma que son agentes, Adscripción Refinación de Ciudad Camargo, Chihuahua Velázquez Moreno, originario de Puebla, declaró que el 20 de noviembre recibió órdenes de su jefe inmediato, sargento Mateo Rodríguez Castañeda, de dirigirse a la ciudad de Chihuahua para recabar información sobre el gobernador Martínez García y los funcionarios de su gobierno, durante un acto público celebrado en el Cidech Dijo que su trabajo era inmiscuirse entre la gente y recopilar información escrita, en particular de los participantes en el presidium de dicho evento “Esa información que llevamos, tanto de la cámara como escrita, se vacía en una computadora y luego se envía a México () nuestro jefe en México es el General de Brigada, Víctor Manuel De la Peña Cortez, quien está adscrito al Departamento de Inteligencia Militar”, declaró Velázquez Dicho departamento no existe, sino la Sección Segunda de la Secretaría de la Defensa Nacional Eleuterio Martínez, originario de Veracruz, declaró: “Tomé fotos al presidium, en particular al gobernador, así como al presidente municipal y a los demás funcionarios; yo me encontraba como a 10 metros del presidium y mi compañero se paró en otro lugar, ya que nuestra función es percatarnos de las fallas que pueda tener el Gobierno del Estado, así como de los movimientos de los funcionarios e informarlas a la Ciudad de México, al Departamento de Inteligencia Militar” Los detenidos aseguraron que ya tienen aproximadamente ocho años radicando en la ciudad de Camargo, en la planta petroquímica, donde vigilan los ductos de Pemex, y su remuneración mensual es de 14 mil pesos El 20 de noviembre, los dos agentes conducían una Pick-up, color blanco, modelo 2002, con placas DM49860, propiedad de Pemex Al mostrar una actitud agresiva y evasiva y al negar sus datos personales, Velázquez Moreno y Martínez Hernández fueron trasladados a las oficinas de la Policía Judicial en la calle 25 y Teófilo Borunda, donde fueron puestos a disposición del Ministerio Público Las esposas de los detenidos, Amada Morales Pérez y Nargarita Dimas Santiago, dieron a conocer que sus esposos fueron torturados por los agentes de la Policía Judicial del Estado y que exigían que se preserve la integridad física de sus esposos, que están sumamente golpeados La tarde del martes, la dirigencia del PAN pretendió, con notario público, entrar al lugar del arraigo de los presuntos militares Por último, el gobernador Martínez dijo que era un asunto muy delicado, que todos los días se encomendaba a Dios, para que no hubiera “una segunda edición” del atentado que sufrió, cuando la ex policía Victoria Loya le atestó un tiro de arma de fuego en la cabeza “¿A qué hora va a venir un accidente u otro atentado?, eso me lo pregunto todos los días, todos los días me encomiendo a Dios, ojalá no haya una segunda edición Y si nos encontramos con algunas sombras que siguen a la persona del gobernador, hay que ver de donde provienen esas sombras y ver cuales son las intenciones, por eso no puedo darles mayor información, se tiene que estudiar y darles una versión precisa y específica”, declaró Martínez ha referido que detrás del atentado de enero de 2001, se encuentra la narcopolítica

Comentarios