El del obispo Gerardi, un asesinato sin resolver

domingo, 14 de diciembre de 2003
Cinco años después del asesinato del obispo guatemalteco Juan Gerardi y luego de que el expresidente Álvaro Arzú procesó a tres militares como presuntos responsables del crimen, un libro, escrito por los periodistas Bertrand de la Grange y Maite Rico, plantea nuevas hipótesis sobre del homicidio En entrevista con los autores del libro ¿Quién mató al obispo?, publicada en la edición de Proceso que empieza a circular desde este domingo 14 de diciembre, los autores mencionan que en su obra plantean diversas teorías, diferentes a la oficial, sobre la muerte a golpes del purpurado Aseguran que los militares juzgados por el crimen son inocentes y acusan a personajes cercanos a la Iglesia guatemalteca vinculados a la delincuencia organizada o a grupos de inteligencia militar confrontados con Arzú, en cuya gestión ocurrió el asesinato “Es un montaje”, dicen El 26 de abril de 1998, Gerardi fue asesinado a golpes, en el garage de la casa parroquial donde vivía Los autores señalan a Edgar Gutiérrez, actual canciller guatemalteco, como el artífice del homicidio de Gerardi, considerado para los periodistas, como un crimen de Estado En entrevista con Proceso, los autores dicen tener evidencias, testimonios registrados y documentos que dan cuenta de la manipulación del caso del obispo Cuentan que la familia de Gerardi fue marginada de la investigación, de la estrategia de defensa y hasta de los actos conmemorativos de la muerte del obispo “Lucraron políticamente con su muerte” Los culpables “son alacranes” que se metieron en la sotana de monseñor Gerardi, afirman De la Grange y Rico, de acuerdo con lo publicado en la edición de este semanario, en circulación a partir del domingo 14 de diciembre

Comentarios