El retrato oscuro de Castañeda

domingo, 14 de diciembre de 2003
Sus recuerdos al frente del servicio exterior mexicano, es el tema del libro Patente en trámite, escrito por Miguel Marín Bosch, quien en la actualidad está redactando un capítulo referente al exsecretario de Relaciones Exteriores Jorge Castañeda, a quien conoció “desde que era un chamaco”, pues fue amigo de su padre Jorge Castañeda de Alvarez de la Rosa En entrevista con Proceso, difundida en su edición de este domingo 14 de diciembre, el autor confirma lo que se dice de Castañeda a oídas: que tuvo manga ancha en el gobierno de Vicente Fox, que ejercía una gran influencia en el presidente y que, contrario al slogan del nuevo gobierno, en el sentido de que se había terminado el autoritarismo mexicano con la caída del PRI, éste, como canciller, era autoritario Se mofaba frente a diplomáticos que ocupaban países de menor nivel que México, era descuidado y desenfadado frente al protocolo, se peleaba con la prensa, el Congreso y con el gabinete Por eso, dice Marín Bosch, su gestión resultó “un fracaso” que dañaría al servicio exterior El exfuncionario relata cómo fue su relación con el padre de Castañeda Gutman y como se desarrollo la amistad entre ambos, hasta volverse adversarios Cuenta también del distanciamiento con el medio hermano del canciller, Andrés Rozental Dice que cuando colaboró a su lado le dio un trato “hasta deferente” Con los demás, asegura, “fue gritón y arbitrario” Marín Bosch, a pregunta expresa, habla sobre las aspiraciones políticas de Jorge G Castañeda y la precampaña proselitista que está haciendo con miras a postularse a la presidencia de la República “Allá él Que le vaya muy bien”, porque en su opinión el excanciller “es un hombre de lealtades sucesivas”, dice en entrevista con Proceso difundida en la edición 1415, de este domingo 14 de diciembre

Comentarios