Atender violencia en la frontera sur, insta Arizmendi

martes, 16 de diciembre de 2003
* Lanza un llamado al gobernador y al procurador de Chiapas Tuxtla Gutiérrez, Chis , 15 de diciembre (apro)- Tras la ola de ejecuciones, enfrentamientos y demás incidencia delictiva acaecida en la Costa, Soconusco y Frontera en las últimas semanas, el obispo de San Cristóbal de Las Casas, Felipe Arizmendi Esquivel, hizo un llamado a las autoridades estatales para que pongan más atención a la zona y eviten cuanto antes un mayor número de muertes El obispo de la diócesis de San Cristóbal, quien por muchos años estuvo en la zona donde se ha registrado la violencia, sostuvo que en la región “hay mafias muy poderosas, que tienen su eje en Centroamérica y sus extensiones por todo este rumbo, para introducir indocumentados, droga y, en algunas ocasiones, hasta armas” Advirtió que todo esto “es un problema muy serio” Por ello, hizo un llamado al gobierno “para que le ponga más atención a este gravísimo problema que está desestabilizando la frontera En este momento los problemas más graves no son aquí en los Altos, en la Selva, sino en la Costa” El sucesor de Samuel Ruiz García señaló que le está preocupando muchísimo que resurjan estos conflictos en la Costa, donde se mezclan la problemática de los migrantes y la introducción de la droga “Todo ello es un coctel espantoso de violencia e inseguridad Ojalá que le pongan más atención”, advirtió Para el obispo, en la zona es tanta la delincuencia, que la autoridad no se ha podido dar abasto de controlar todo, pero como es frontera, también hay presencia del Ejército y de varias policías En tanto, el gobernador Pablo Salazar y el procurador de Justicia, Mariano Herrán, responsabilizaron de todo ello al alcohol, por lo que aseguraron que emprenderán una campaña contra esa adicción Salazar dijo que los recientes multihomicidios, como el de Tuxtla Chico, donde perdieron la vida ocho personas, o el de Tonalá, ocurrido este último el sábado anterior, en que fueron asesinadas cinco personas por un grupo armado, nada tienen que ver con el narco o el tráfico de indocumentados El procurador Mariano Herrán dijo por su parte que todo fue culpa del alcohol, que “rencillas de parranda entre borrachos son llevadas hasta el extremo de quitarle la vida a los familiares del rival, y que todos esos crímenes han quedado esclarecidos” Sostuvo que se harán reformas a la ley, para castigar y evitar que se venda alcohol de manera clandestina, que se venda adulterado, que se expendan bebidas embriagantes fuera de la normatividad

Comentarios