EU, en "alta alerta" ante posibles ataques terroristas

martes, 23 de diciembre de 2003
* Los atentados se realizarían en las fiestas de Navidad o año nuevo Washington, 22 de diciembre (apro) - El gobierno de George W Bush, una vez más implementó su política del pánico al alertar a todos los estadunidenses que podrían ser blancos de nuevos ataques terroristas durante las fiestas decembrinas; incluso, atentados con aviones terroristas que podrían ser usados como armas para destruir edificios, como paso el 11 de septiembre de 2001 "Estén alertas y tengan listo un buen plan de comunicación", dijo Tom Ridge, el secretario de Seguridad Interna, en una conferencia de prensa diseñada para informar a todos los estadunidenses que desde este 20 de diciembre el país está en "alta alerta", ante la posibilidad de que ocurran ataques terroristas Esta es la primera vez desde mayo de este año en que el gobierno de Bush vuelve a usar la política del miedo para recordarle a los estadunidenses que siguen siendo vulnerables al terrorismo, y que ni el Pentágono, la CIA, el FBI, ni mucho menos la reciente captura de Saddam Hussein, pueden hacer nada ante el creciente odio a Estados Unidos que se esparció gracias a la guerra unilateral contra Irak y la política pro-Israel del presidente Bush para el caso del proceso de paz entre palestinos y judíos En la escala de colores, con la que el gobierno de Bush mide las posibilidades de ataques terroristas, el estado de alerta pasó de amarillo (elevado) a naranja (alta), a un sólo escalón del rojo (máxima o inminente) Ridge aseguró que se modificó el estado de alerta luego de que las agencias de inteligencia del país determinaron que son "creíbles" los reportes de que varios grupos terroristas estarían planeando atentados terroristas durante las celebraciones de la Navidad y fin de año "Es muy importante enviar un mensaje a los terroristas de que tenemos la determinación de afrontarlos y seguir adelante", puntualizó Ridge, quien al mismo tiempo que espantar a los estadunidenses, les pidió que siguieran su vida normal como si nada fuera a ocurrir, aunque les reiteró que estén preparados Varios analistas políticos y expertos en asuntos de terrorismo, critican al gobierno de Bush por realizar mediciones de alerta, tomando en cuenta que de por medio está el hecho de que antes de que ocurrieran los ataques del 11 de septiembre de 2001 a Nueva York y Washington, el FBI fue alertado sobre el trágico acontecimiento y pese a ello no se hizo nada para evitarlo "Si ocurriera algo y se demostrara una vez más la incapacidad del gobierno para contener al terrorismo; Bush se lavaría las manos al decir que alertaron al país en su debido momento", dice un analista en asuntos terroristas que pidió no ser identificado "La información que tenemos indica que los extremistas en el extranjero están anticipando ataques en el corto plazo que ellos mismos consideran serán similares o podrían exceder a los que ocurrieron el 11 de septiembre de 2001", enfatizó Ridge Con declaraciones como ésta, es casi imposible que los estadunidenses no se sientan invadidos por la ansiedad y el pánico, tomando en cuenta que aún siguen frescas las imágenes de lo que ocurrió en el ataque terrorista que destruyó las Torres Gemelas y parte del Pentágono Tras el anuncio del cambio en el estado de alerta, de inmediato se fortalecieron las medidas de inspección y vigilancia en todos los aeropuertos, terminales de autobuses y trenes de los 50 estados de la Unión Americana A los gobiernos de Canadá y México, el de Estados Unidos les exigió fortalecer la vigilancia en sus líneas limítrofes para prevenir que por ahí pudieran entrar posibles miembros de agrupaciones terroristas como la de Al-Qaeda Entre las recomendaciones que Ridge hizo a la población se encuentra la de estar consciente de lo que hay a los alrededores de las casas y que las personas pongan atención a las noticias; reportar a la policía la presencia de paquetes sospechosos, equipaje solo y cualquier otro tipo de aparato o paquete que pueda considerarse como sospechoso; mantener contactos de emergencia con familiares y amigos, almacenar la suficiente agua purificada, alimentos y medicinas para una situación de emergencia en la que se requiera permanecer varios días encerrados en casa; entre otras más, típicas de un estado de pánico o del preámbulo de una guerra inminente

Comentarios