Medio millar de menores conviven con reclusas: CNDH

miércoles, 24 de diciembre de 2003
* Carecen de garantías en materia de salud, educación y esparcimiento México, D F, 23 de diciembre (apro)- Fruto de una serie de visitas a diversas cárceles en todo el país, la CNDH detectó la presencia de 264 varones y 255 mujeres --cuyas edades fluctúan de menos de un año hasta los 14--, que enfrentan riesgos adicionales al no contar con garantías en materia de salud, educación y esparcimiento adecuados acorde a su condición de infantes Así, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos hizo un llamado a los tres niveles de gobierno ante la situación en la que se encuentran 519 menores de edad que viven con sus madres y comparten con ellas sus precarias condiciones en centros de reclusión de todo el país Los visitadores de la CNDH consideran que la situación en que se encuentran los infantes es una violación, por parte del Estado, a las garantías fundamentales de los menores, pues no solamente se trata de autorizar –por razones sociales y humanitarias-- su estancia al lado de sus madres internas, sino de garantizar que en las cárceles cuenten con las condiciones indispensables para su desarrollo Los resultados de la inspección y supervisión periódica a la que son sometidos los centros de reclusión por personal de la CNDH, dieron por resultado que las condiciones en que viven los 519 menores no cumplen con los criterios internacionales sobre el particular, así como con lo dispuesto por la Carta Magna En principio, se detectaron situaciones en que no existe separación total entre internos hombres y mujeres o, mediante dádivas, se permite el acceso de los varones a las áreas femeniles, lo que expone a los menores a una mayor inseguridad, a posibles abusos sexuales y a toda clase de efectos de la convivencia forzada Más aún, los visitadores comprobaron que, en algunos de los centros de reclusión, las autoridades no llevan registro de menores acompañantes de sus madres, e incluso desconocieron, al momento de su vista, cuántos infantes había en el centro motivo de la inspección De acuerdo con la investigación de la CNDH, sólo en los Reclusorios Femenil de Readaptación Social, en el Distrito Federal; Femenil de Readaptación Social de Atlacholoaya, Morelos; de Readaptación Social de Mil Cumbres, en Michoacán, y de Readaptación Social de la Huasteca Hidalguense, funcionan Centros de Desarrollo Infantil (Cendi) En la ciudad de Torreón, los hijos de las internas son llevados al albergue del padre Miguelito, donde se les brinda cierta atención altruista sin son menores de 13 años En opinión de los visitadores de la CNDH, los resultados de la inspección ponen de manifiesto la magnitud del problema de la permanencia de los niños que acompañan a sus madres dentro de las prisiones, así como las violaciones a sus derechos fundamentales, por falta de protección y de planes y acciones para crear condiciones menos adversas para su desarrollo físico, mental y social

Comentarios