Derechos humanos: El talón de Aquiles

viernes, 26 de diciembre de 2003
La defensa de mexicanos condenados a muerte en Estados Unidos, con poca probabilidad de que la CIDH logre detener esas penas, exhibe la falta de capacidad del sistema judicial mexicano para reconocer casos similares en su propia jurisdicción, pues los jueces en nuestro país tampoco reportan a los consulados los procesos seguidos contra extranjeros detenidos en México En diciembre de 1997, el gobierno de México solicitó a la Corte Interamericana de Derechos Humanos una opinión consultiva -en términos generales, sin referirse directamente al gobierno estadunidense- para que determinara si al no notificarse a algún Estado sobre la detención de un nacional, se cometía una violación al debido proceso legal El 1 de octubre de 1999, la Corte Interamericana concluyó afirmativamente, con base en el artículo 36 de la Convención de Viena El documento constituye un antecedente a la demanda de México contra Estados Unidos en la Corte Internacional de Justicia, el principal órgano judicial de las Naciones Unidas, con sede en La Haya, mediante la cual trata de defender, por lo pronto, a 52 mexicanos condenados a muerte en ese país Lo malo es que el gobierno estadunidense no ha aceptado la jurisdicción de la Corte Interamericana y no ha ratificado la Convención Interamericana de Derechos Humanos, el documento básico sobre el tema en el continente México argumentó en la demanda que el gobierno de Estados Unidos no cumplió con su obligación de notificar del arresto y la sentencia a pena de muerte de los mexicanos En consecuencia, consideró que no respetó los derechos humanos de los connacionales, pues omitió la notificación consular y violó el debido proceso de la ley y el derecho a la defensa Entre otras cosas, pidió a la Corte que ordenara medidas provisionales a favor de los mexicanos condenados a muerte para evitar su ejecución mientras esta instancia dictaba su resolución, solicitud que confirmó en la audiencia del 21 de enero pasado Por su parte, Estados Unidos pidió rechazar esas medidas, puesto que "interferían drásticamente con los derechos soberanos de los Estados Unidos" La CIJ, sin embargo, ordenó las medidas cautelares el 5 de febrero a favor de algunos de los condenados, tomando en cuenta a aquellos que podrían ser ejecutados antes de que dictara su resolución De acuerdo con Arturo Requesens, abogado de Acción de los Cristianos Contra la Tortura (ACAT), para la Corte Internacional de Justicia estos casos no son nuevos Hay, por lo menos, dos antecedentes, según explica en un artículo que publicó en agosto en la revista alemana de Amnistía Internacional, AI Journal: En 1998, el gobierno paraguayo demandó a EU ante la Corte Internacional por las mismas razones que el gobierno mexicano Ángel Breard, un condenado a muerte, obtuvo la medida cautelar de la Corte Aun así, el estado de Virginia lo ejecutó el 14 de abril de 1998 El gobierno alemán también demandó a EU ante la Corte Internacional Los alemanes Karl y Walter LaGrand residían permanentemente en Estados Unidos desde la infancia En 1982 fueron arrestados en Arizona por su participación en un intento de robo a un banco, en el cual el gerente fue asesinado y otro empleado fue gravemente herido En 1984, una corte de Arizona los condenó a muerte Kart LaGrand fue ejecutado el 24 de febrero de 1999 El 2 de marzo, Alemania presentó el caso ante la Corte, y el 3 de marzo ordenó que se tomaran medidas cautelares para que Walter LaGrand no fuera ejecutado mientras dictaba una resolución Ese mismo día, Walter LaGrand fue ejecutado La Corte condenó a Estados Unidos por violar el artículo 36 de la Convención de Viena Requesens comenta que, de acuerdo con Amnistía Internacional, un total de 71 prisioneros fueron ejecutados en Estados Unidos el año pasado, con lo que aumentaron a 820 las ejecuciones desde la reanudación de la aplicación de la pena capital, en 1977 Candil de la calle El abogado Requesens es parte del equipo que defiende a Alfonso Martín del Campo, sentenciado en 1993 a 50 años de prisión por un asesinato que confesó bajo tortura, y al que le siguió un proceso turbio Los asesores legales de Martín del Campo llevaron el caso hasta la Corte Interamericana de Derechos Humanos, donde el gobierno mexicano litigará por primera vez Requesens celebra que México defienda a los condenados a la pena capital No obstante, indica que uno de los argumentos en la Corte Interamericana de Derechos Humanos es, precisamente, que el gobierno de México no notificó al de Estados Unidos sobre la detención de Alfonso Martín del Campo, quien tiene la doble nacionalidad En el proceso, se presentó como prueba un oficio emitido el 18 de junio de 2003, firmado por el Vicecónsul de la Unidad de Arrestos y Detenciones de la embajada de Estados Unidos en México, que certifica que Martín del Campo es ciudadano estadunidense y que confirma que la embajada no tuvo conocimiento de la detención sino hasta meses después Y la embajada supo del arresto por un familiar del detenido y no por la notificación consular "Vemos con muy buenos ojos la demanda que presentó el gobierno mexicano ante la Corte Internacional de Justicia, puesto que realmente muestra la voluntad de proteger los derechos humanos de los mexicanos condenados a la pena de muerte en Estados Unidos Sin embargo, nuestro gobierno no debe ser sólo candil de la calle Debe respetar en todos los casos el derecho a la notificación consular Y no lo hace, como muestra el caso de Alfonso Martín del Campo" Marta Villareal, subcoordinadora de Defensoría de la organización Sin Fronteras, afirma que, en su experiencia, milagrosamente se realiza la notificación consular en los casos penales que se llevan contra extranjeros en México Dice: "Los jueces penales locales y federales desconocen el derecho internacional Ven a los migrantes como personas de segunda" -¿Diría que la práctica general de las autoridades mexicanas es no notificar? -En mi experiencia, sí Y lo hacen por ignorancia Para que la práctica sea efectiva, hace falta capacitar a los jueces Y debo decir que cuando se les notifica, hay muy poca respuesta de los cónsules Varios países africanos y del Medio Oriente no tienen siquiera representación consular Y a los estadunidenses no les interesan las detenciones si no se trata de personas de alto rango Villareal también celebra la demanda de México en la Corte Internacional de Justicia Reconoce que la Secretaría de Relaciones Exteriores "ha promovido asuntos interesantes" No obstante, lamenta: "Me parece encantador que el gobierno haga esto, pero si fuera de México exiges respeto a la vida, a la dignidad y al debido proceso, dentro deberíamos garantizarlo igualmente, o por lo menos intentarlo Es la típica política del doble espejo"

Comentarios