Exonera la PGR a Sandoval Iñiguez

sábado, 27 de diciembre de 2003
* Cierra investigación contra el cardenal y el empresario del juego José María Guardia * El exprocurador Jorge Carpizo los acusó de lavado de dinero, uso de recursos de procedencia ilícita y defraudación fiscal México, D F, 26 de diciembre (apro)- El cardenal de Guadalajara, Juan Sandoval Iñiguez y el empresario del juego José María Guardia, fueron oficialmente exonerados por la Procuraduría General de la República (PGR) por los delitos de lavado de dinero, uso de recursos de procedencia ilícita y defraudación fiscal La PGR dio a conocer que el dueño del hipódromo de Ciudad Juárez, un hombre al que se le atribuye una inmensa riqueza y que fue investigado por lavado de dinero, está endeudado como consecuencia de un crédito hipotecario, celebrado en mayo de 1993; debe a la fecha poco más de 17 millones de pesos De esta forma, el responsable de la investigación, José Luis Santiago Vasconcelos, subprocurador de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada, autorizó el no ejercicio de la acción penal en contra de Juan Sandoval Iñiguez –y otros coacusados– por no existir elementos de prueba Así, la Procuraduría General de la República (PGR) cerró, en forma oficial, la investigación en contra del cardenal Juan Sandoval Iñiguez, quien también fue investigado por presuntas maniobras de defraudación fiscal y otras acciones equiparables, que dieron origen a la averiguación previa PGR/024/LD/2003, la cual se acumuló a la indagatoria 636/FEADS/2003 Tales indagatorias se integraron luego de que el exprocurador Jorge Carpizo, al emprender una nueva andanada contra el cardenal Sandoval Iñiguez, presentó una denuncia de hechos en la que, según él, aportaba elementos e indicios que implicaban al prelado en presuntas maniobras de lavado de dinero, defraudación fiscal, falsificación o alteración de moneda, en contubernio con otros cómplices como José María Guardia –zar del juego en Chihuahua– y José Antonio Sánchez Ortega Estos personajes aparecían implicados, de acuerdo con la denuncia, en hechos que se relacionaron con historias de narcotráfico, de donde se desprendió que el templo parroquial “Mártires Mexicanos”, “Nuestra Señora del Refugio”, “Templo de Nuestra Señora de la Expectación” y la “Casa del Migrante”, todos localizados en Ciudad Juárez, Chihuahua, se construyeron con dinero del narcotráfico Junta con ésta, se entretejieron otras historias delictivas: que el abogado José Antonio Sánchez Ortega prosperó económicamente de manera repentina; que el señor Juan Sandoval Iñiguez mantiene una estrecha relación con José María Guardia, quien es poseedor de una riqueza inmensa, aparentemente inexplicable, y que es, además, administrador de los recursos financieros de Sandoval Iñiguez, de la arquidiócesis de Guadalajara y no sólo eso que ambos –Sandoval y José María Guardia– han realizado importantes movimientos de dinero al extranjero… Sin embargo, tres meses después de que la sociedad tuvo conocimiento de estos hechos por filtraciones informativas, la PGR concluye, de manera oficial y en definitiva, lo que semanas antes se supo: que no se acreditaron los elementos constitutivos de delitos de lavado de dinero, operaciones con recursos de procedencia ilícita y los previstos en los artículos 108 y 109 del Código Fiscal de la Federación (defraudación fiscal y equiparables), ya que de diversas actuaciones se advierte, “sin lugar a duda”, que las iglesias no se edificaron con dinero de procedencia ilícita y que su construcción se realizó en la gestión del obispo emérito de Ciudad Juárez, Manuel Talamás Camandari Por lo que hace a la Casa del Migrante, la PGR señala que “se justificó con plenitud que ese inmueble fue construido a través de una institución privada de beneficencia alemana La PGR resalta otro dato: además de que no se acreditó el delito en el caso de los templos y la Casa del Migrante, en tales hechos ha operado la institución de la prescripción, ya que el artículo 115 bis vigente en su época, contemplaba un término fatal para que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público pudiera formular la querella correspondiente Durante la investigación, la PGR constató que, si bien el señor Juan Sandoval Iñiguez aparece como beneficiario en diversas cuentas, esto deviene, “sin lugar a dudas”, de que así lo hicieron los párrocos de la diócesis de Guadalajara por ser su superior jerárquico, pero también quedó demostrado, según la PGR, que las finanzas de la diócesis son encomendadas a un ecónomo, por lo que se ha desestimado que el empresario José María Guardia López, haya administrado el patrimonio de la circunscripción diocesana La indagatoria no arrojó elementos probatorios que justifique el propietario del hipódromo de Ciudad Juárez y de diversas casas de juego, “administre recursos, derechos o bienes de cualquier naturaleza propiedad de Juan Sandoval Iñiguez”, ni que ambos hayan realizado algún movimiento de dinero al extranjero Por el contrario, al empresario se le encontró un adeudo que asciende a la suma de 17 millones 961 mil pesos, y que sus empresas han pagado impuestos, durante 2000 y 2002, por más de 21 millones de pesos

Comentarios