Se hunden hasta 30 cm. al año zonas del DF

sábado, 27 de diciembre de 2003
* La del aeropuerto, el área de mayor peligro México, D F, 26 de diciembre (apro)- Osvaldo Sánchez Zamora, investigador del Instituto de Geofísica de la UNAM, advirtió que, “en el Valle de México, los problemas de hundimiento no sólo tienen una velocidad extraordinaria, sino que son constantes”, y llegan a alcanzar hasta 30 centímetros por año El científico encabeza un grupo de trabajo que utiliza mediciones satelitales (Sistema de Posicionamiento Global o GPS, por sus siglas en inglés), que, a diferencia de los métodos convencionales, son capaces de determinar de manera más rápida el hundimiento de la región Sánchez dijo que, “de ese modo, se ha determinado que el área del Aeropuerto Internacional de esta ciudad, en los límites con el Estado de México, se ‘cae’ a una velocidad de 30 centímetros por año, en tanto que otras, como el Cerro de la Estrella y zonas aledañas, están fijas” Explicó que el fenómeno se correlaciona con la antigua presencia de lagos, como el de Chalco, y con el tipo de suelos, ya que, por ejemplo, Ciudad Universitaria, no se hunde por estar construido sobre lava, a diferencia de las zonas de mayor subsidencia debido a la consolidación de los sedimentos lacustres por extracción de agua de los mantos acuíferos También tiene que ver el peso de las construcciones Añadió que los métodos empleados por su equipo de investigación, que comenzó a trabajar en 1995, no requieren, a diferencia de los usados tradicionalmente por los topógrafos, de un punto de referencia a partir del cual hacer las mediciones “Con las señales GPS, es posible determinar si tal punto de referencia, en apariencia estable, se hunde con la totalidad del terreno, lo cual podría resultar de importancia en periodos largos, decenas de años o siglos, por ejemplo, lo que se establecerá próximamente, cuando se tenga más información”, indicó Sobre la manera en que funciona el sistema, explicó que se colocan “bancos de nivel” o “estaciones” fijas, es decir, monumentos geodésicos o construcciones de cemento de un metro de altura, en las cuales se coloca el instrumento de medición, conformado por una antena de recepción de señales y un receptor electrónico, el cual puede trabajar por horas o días y procesar la información con un margen de error de milímetros Se obtiene así la latitud, longitud y elevación de cada punto, parámetros que se comparan de forma periódica para establecer el desplazamiento Dijo que el sistema fue creado por el Departamento de Defensa de Estados Unidos con objetivos de navegación, para que los barcos y aviones militares supieran en todo momento dónde se ubicaban Pero su precisión es tan buena que la comunidad científica diseñó otras aplicaciones A ella se sumó la industria, cuando el público en general tuvo acceso a él Señaló que, con ayuda de las señales provenientes del espacio, se han obtenido mediciones y ciertos patrones de comportamiento de la subsidencia Por ejemplo, “el poniente de la ciudad no se hunde, y de esa zona al aeropuerto, pasando por el Centro Histórico, la velocidad de hundimiento aumenta de casi cero hasta 30 centímetros por año” Otros valores obtenidos son: el Autódromo, 18 centímetros; Balbuena, 16; Zócalo, de 10 a 12; Iztapalapa, 8; y Tlaltelolco, 5 “El hundimiento, cuyo análisis corresponde a la geotecnia y la mecánica de suelos, podría ser local o abarcar una mayor extensión, pero ¿hasta dónde? Para saberlo, es necesario ampliar la red de medición a más puntos del Valle de México” De acuerdo con el científico, “a pesar de ello, con las mediciones hasta ahora realizadas se obtuvieron datos certeros de zonas hasta ahora no medidas Los esfuerzos se han concentrado, por razones obvias, en el Centro Histórico de la ciudad desde hace décadas, en puntos como la Plaza de la Constitución y el Palacio de Bellas Artes” Sánchez aclaró que este fenómeno no está relacionado con la ocurrencia o intensidad de sismos en la ciudad y Valle de México, en contraste con lo que ocurre en las zonas costeras del Pacífico mexicano --donde se producen más del 90% de los temblores--, en las que el choque o deslizamiento entre placas tectónicas es lo que los origina

Comentarios