Discriminan en Oaxaca a enfermos de sida

sábado, 6 de diciembre de 2003
* Comunidades indígenas han expulsado a infectados y sus familias, acusa CEDH Oaxaca, Oax , 5 de diciembre (apro)- La discriminación, la intolerancia y la segregación son conductas que se han presentado de manera reiterada en contra de personas infectadas con el virus de inmunodeficiencia humana, particularmente en las comunidades indígenas del estado de Oaxaca, donde se ha llegado a expulsar al enfermo y a su familia o a incendiar sus viviendas, denunció el presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), Sergio Segreste Ríos Por lo pronto, la CEDH informó que en este año registró 10 casos de violación a los derechos humanos en contra de enfermos del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida), de los cuales seis corresponden a zonas rurales eminentemente indígenas y cuatro, a la capital del estado, mismos que han sufrido discriminación en el ámbito laboral e intolerancia En el caso de las zonas rurales, dijo, la CEDH ha dialogado con las autoridades municipales en las asambleas comunitarias, cuyo resultado ha sido que una vez entendida la situación apoyan a las personas que padecen este virus En cuanto a la violación a derechos humanos de enfermos de sida en las fuerzas castrenses, el ombudsman de Oaxaca manifestó que en los últimos tres años no se presentó ninguna queja, aunque, de 1994 al 2000, la CEDH recibió por lo menos 10 casos Durante la firma del convenio de colaboración entre la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Oaxaca y el Comité Estatal contra el Sida (Coesida), que tiene como objetivo la observancia, promoción y divulgación de los derechos humanos de las personas con infectadas con el virus, Segreste Ríos afirmó que esta pandemia, junto con la pobreza y la delincuencia, son los problemas más graves que vive la humanidad En su intervención a la que tituló “Discriminación en contra de las personas con VIH/sida”, mencionó que sectores de la sociedad han manifestado un claro rechazo y han dado muestras de intolerancia que sólo demuestran el desinterés que se tiene por este problema, el cual merece detenerse a reflexionar “Sin duda, lo que hace falta es dejar de creer que el sida es un asunto que no pertenece a nuestra realidad y que, por lo tanto, no existe la posibilidad de contraer la infección”, señaló Segreste Ríos También hizo referencia que en el caso del sector salud existe otra problemática a la que se enfrentan o están sujetos, como son las actitudes negativas, el maltrato o la indiferencia de parte del personal médico y de enfermería El ombudsman señaló que las instituciones deben tener conocimiento y estar concientes de los riesgos de trabajo a los que se enfrentan, así como medir y fijar las reglas y condiciones bajo las cuales serán atendidos, porque si bien es cierto que el personal de las instituciones de salud está en su derecho de negarse a atenderlos por temor, es importante que estén conscientes de que no se les puede negar el acceso a los servicios de salud, puntualizó

Comentarios