Incertidumbre de Moreno Peña, por las elecciones

sábado, 6 de diciembre de 2003
* El domingo se definirá parte del poder que detenta en Colima Colima, Col , 5 de diciembre (apro)- Acostumbrado durante más de tres décadas a escalar posiciones políticas a como diera lugar, el exgobernador Fernando Moreno Peña enfrentará, en la elección extraordinaria del 7 de diciembre, el desafío más importante de su vida pública: retener o perder gran parte del poder conquistado hasta ahora a través del grupo Universidad La anulación de los comicios del 6 de julio pasado, luego que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) determinó que el entonces mandatario violó la Constitución local al intervenir de manera indebida a favor del PRI, le complicó el escenario a Moreno Peña y lo colocó ante el riesgo real de ver desvanecido su control del estado Y no es para menos, pues su “delfín” para la gubernatura, Gustavo Vázquez Montes, tiene ante sí un panorama incierto frente al candidato de la alianza PAN-PRD-ADC, Antonio Morales de la Peña Las últimas encuestas, realizadas a once días de la jornada electoral, revelan un “empate técnico” en las preferencias de la población A juicio del historiador Héctor Porfirio Ochoa Rodríguez, este proceso “no implica nada más el cambio de nombres o de partidos, sino el cambio de régimen; el grupo encabezado por Fernando Moreno se está jugando su permanencia o su salida y, en ese sentido, se juega el todo por el todo en busca de perpetuarse en el poder” En los hechos, señala Ochoa Rodríguez, será una elección de carácter plebiscitario, en la que los colimenses “deberán decidir si quieren que continúe en Colima un régimen autoritario, o posibilitan la llegada de un gobierno diferente, tolerante y plural; esto es, la cuestión es si se queda o se va el Grupo Universidad” Surgido del movimiento estudiantil local de principios de los setenta en la Universidad de Colima, y con el apoyo inicial del entonces presidente Luis Echeverría Alvarez, este grupo –fundado por el exrector y actual presidente de la Comisión de Gobierno Interno del Congreso local, Jorge Humberto Silva Ochoa— se expandió y conquistó, con el transcurso de los años, diversos espacios de poder, hasta que en 1997 uno de sus dirigentes, Fernando Moreno, llegó a la gubernatura y asumió el liderazgo total Héctor Porfirio Ochoa comenta que el movimiento del que nació el Grupo Universidad no tuvo relación ni se derivó de la lucha estudiantil de 1968 en el Distrito Federal, pues aunque “estaban peleados con el entonces gobernador Arturo Noriega Pizano, tenían el apoyo de Echeverría, quien permitió que muchos de estos grupos porriles crecieran en el país, también como una forma de contener a los movimientos independientes, manejando el supuesto sentido de culpa del gobierno frente a la matanza de Tlatelolco, pero Echeverría fue igual de represor que Gustavo Díaz Ordaz, y si no, hay que acordarnos del 10 de junio de 1971” En una historia de encuentros y desencuentros, además de Silva Ochoa, tres de los personajes más activos del Grupo Universidad --que perduró después del movimiento estudiantil de Colima-- fueron Arnoldo Ochoa González, Juan José Farías Flores y el propio Moreno Peña En sus memorias, publicadas en 1992, la exgobernadora Griselda Alvarez Ponce de León asienta: “Años atrás, invitada por el candidato a la Presidencia, licenciado Luis Echeverría, yendo en el autobús en que recorríamos la entidad pidiendo el voto, un grupo de universitarios detuvo nuestra marcha Uno de ellos abordó el camión Era muy joven, no mal parecido como se dice, vehemente en su oratoria, inteligente Después supe su nombre: Fernando Moreno Peña Pedía apoyo para la Universidad de Colima, crecimiento de áreas, espacios políticos El que iba a ser presidente de México supo escucharlo porque sus peticiones eran lógicas” Seis años después, a los 23 años, Fernando Moreno fue diputado federal por el PRI y, a partir de entonces, el Grupo Universidad obtuvo para sus miembros una cuota de puestos públicos, entre ellos diputaciones locales, federales, alcaldías y cargos en la administración pública De 1979 a 1989, Jorge Humberto Silva ocupó la rectoría de la Universidad de Colima, situación que lo proyectó para figurar en la lista de prospectos a la candidatura del PRI a gobernador en 1985 y 1991 El grupo se fracturó en 1989, cuando ante la sucesión rectoral Silva Ochoa heredó el puesto a Moreno Peña, el más joven de sus allegados, lo que despertó la inconformidad de la corriente encabezada por Arnoldo Ochoa González y Juan José Farías Flores –aspirante a rector--, quienes se separaron del grupo en medio de acusaciones contra sus excompañeros En un desplegado publicado en Diario de Colima el 27 de enero de 1989, los inconformes acusaron a Fernando Moreno de “deshonestidad, conducta inmoral y abyección”, denunciaron que “los títulos académicos que ostenta son falsos” y dijeron que su candidatura a la rectoría fue lanzada por incondicionales del entonces rector Silva Ochoa, “con el fin de perpetuar el autoritarismo y la corrupción” Sin embargo, cuando con el respaldo de Silva Ochoa el rector Moreno Peña alcanzó en 1997 la candidatura del PRI a gobernador, uno de los primeros grupos que se encontraron públicamente con él para mostrarle su apoyo fue el encabezado por Ochoa González y Farías Flores Después de su llegada al poder, según observadores, Fernando Moreno trató de sacudirse la tutela de su padrino político, Jorge Humberto Silva, y asumirse como único jefe político del grupo De acuerdo con el exdiputado local Enrique Armando Salazar Abaroa –quien fue presidente de la Federación de Estudiantes Colimenses (FEC) en tiempos de Moreno Peña--, la actitud de éste, una vez que llegó a la gubernatura, fue “excluyente y autoritaria, que no supo conciliar ni con sus propios amigos o compañeros que lo llevaron al poder Fue desleal porque, al fin y al cabo, él pertenece a ese grupo y quien lo protegió siempre fue Silva Ochoa” Antes que concluyera el primer año del sexenio de Moreno Peña, se distanciaron el entonces gobernador y Silva Ochoa, cuando este último promovió la creación de la Asociación de Expresidentes de la Federación de Estudiantes Colimenses, organismo que surgió con una serie de exigencias de reformas a la Universidad de Colima, que con el paso del tiempo quedaron en el olvido Meses después, Fernando Moreno nombró a Silva Ochoa secretario general de Gobierno, cargo en el que se mantuvo hasta que, en 2002 decidió participar en el proceso interno del PRI en busca de la candidatura a la gubernatura Cuatro de los precandidatos, entre ellos Silva Ochoa, denunciaron públicamente la intromisión de Moreno Peña en el proceso tricolor para imponer como candidato a su favorito, Gustavo Vázquez Montes, entonces presidente estatal del PRI y diputado local Como protesta, dos de los precandidatos, Socorro Díaz Palacios y Jesús Orozco Alfaro, renunciaron al PRI y emigraron al PRD, mientras que Rogelio Rueda Sánchez, alcalde de Manzanillo, y Silva Ochoa, decidieron finalmente apoyar a Gustavo Vázquez a cambio, el primero, de la candidatura a diputado federal por el segundo distrito y, el segundo, del primer lugar de la lista de representación proporcional a diputado local y la coordinación de la fracción del PRI en el Congreso local Después de la elección del 6 de julio, quienes se quejaron de la intromisión de Moreno Peña para llevar a la gubernatura a Vázquez Montes fueron PAN y PRD, que lograron la anulación del proceso de parte del TEPJF, dos días antes de la fecha de toma de posesión El investigador Héctor Porfirio Ochoa considera que la sentencia del tribunal representó “un golpe muy importante, muy fuerte” para el exgobernador, máxime que en esas fechas se encontraba en los últimos días de su sexenio, “autocoronándose con todos los laureles como el mejor gobernador en no sé cuánto tiempo” El hecho que se haya acreditado que violó la Constitución, “echó por tierra todo el tinglado y la farsa que habían armado”, y “puso en situación de jaque al fernandismo”, por lo que el exgobernador, ante estas elecciones extraordinarias, se encuentra “hoy más que nunca en la mayor disyuntiva de su vida: o gana o pierde” Añade: “Hay que recordar que en la época del exgobernador Carlos Lamadrid Virgen, el que aparecía en todas las fotos cuando venía algún presidente de la República o algún secretario de Estado, era el rector Moreno Peña, no el gobernador; se le ponía por un lado al visitante distinguido y era él quien aparecía, desde entonces actuó como candidato en campaña” Así mismo, refiere Ochoa, siempre, desde la rectoría, utilizó un gran aparato de propaganda, además de los homenajes cuando salió de rector y de gobernador “Anduvieron recolectando firmas de cuanta gente pudieron para ensalzarlo, pero si el reconocimiento de la gente fuera tal, uno esperaría que estas muestras de respaldo fueran más espontáneas, pero todo está organizado, preparado y calculado para dar esta impresión de avasallamiento Es como un complejo de Napoleón” Cuando falta menos de una semana para que concluyan las campañas electorales más cortas de la historia, de sólo 24 días, las dos coaliciones, la opositora y la del PRI-PT-PVEM, desarrollan estrategias mediáticas en las que aseguran que las preferencias ciudadanas les favorecen El tricolor se basa en una encuesta de Consulta Mitofsky --levantada antes del inicio de las campañas-- para afirmar que su candidato Gustavo Vázquez tiene 17 puntos de ventaja sobre su adversario Mientras tanto, la alianza de oposición asevera, con base en un estudio de Arcop, que su abanderado, Antonio Morales de la Peña, se encuentra arriba por siete puntos No obstante, las dos últimas encuestas dadas a conocer el jueves 27 revelaron la existencia de un “empate técnico” entre ambos candidatos La del Grupo Reforma, realizada del 21 al 23 de noviembre, ubicó a Gustavo Vázquez con 515 por ciento en las preferencias y, a Antonio Morales, con 485, en un escenario de participación de 51 por ciento del padrón electoral En tanto, la encuesta de la empresa local Eficaz, levantada los días 24 y 25 de noviembre, registró 48 por ciento para el priísta y 45 por ciento para el de la coalición opositora Con base en la encuesta de Consulta Mitofsky, Gustavo Vázquez afirma que “mayoritariamente los colimenses conocen nuestro proyecto, conocen a Gustavo Vázquez y la intención del voto nos favorece ampliamente, confío en que el 7 de diciembre vamos a ratificar el triunfo que logramos el 6 de julio y por mayor diferencia de votos” En relación con los señalamientos, en el sentido de que su candidatura representa el “cacicazgo” de Moreno Peña, lo niega y responde: “Como dice la canción: soy quien soy y no me parezco a nadie” Agrega: “Todos sabemos que los gobiernos son por seis años, comienzan y terminan en ese plazo, no hay cacicazgos, cada gobernante tiene su estilo, su sello propio, Gustavo Vázquez tiene sus principios, sus convicciones y su personalidad” En ese sentido, el candidato del tricolor se compromete a que, en caso de llegar a la gubernatura, “mandaré obedeciendo al pueblo, gobernaré escuchando al pueblo y ejerceré el mandato a plenitud, al ciento por ciento” En tanto, Antonio Morales de la Peña estima que “lo importante de las encuestas es su tendencia, y éstas indican que vamos a la alza, a pesar que el candidato del PRI llevaba año y medio en campaña”, por lo que “al final, al llegar a la jornada electoral, tendremos una victoria abrumadora”, pues antes del arranque, el tricolor “tenía 10 puntos de ventaja y, en doce días, ya empatamos” Además “hay que valorar que desde 1988 el PRI en lo individual ha logrado menos de 50 por ciento de la votación y, si sumamos los sufragios del 6 de julio, el PRI ganó aproximadamente 83 mil votos, mientras que PAN, PRD y la ADC logramos cerca de 109 mil votos, lo que es una base importante para ver las expectativas de triunfo el próximo 7 de diciembre” --¿A qué considera que se está enfrentando en esta elección? --Otra vez a un aparato, a un grupo político que, a partir de haber controlado la Universidad de Colima, en 1997 también se apoderó del gobierno del estado y prácticamente de todas las instituciones, y que el 6 de julio trató ilegalmente de perpetuarse en el poder Estamos enfrentando a un grupo que va a hacer todo lo posible para mantenerse en el poder Nuestro real adversario es el exgobernador Fernando Moreno Peña, quien es el líder del grupo y fue quien se metió de lleno en la elección pasada para favorecer a su candidato y golpear a AN y PRD

Comentarios