Marcha hacia el sur: fraude con marginados (Primera de dos partes)

lunes, 8 de diciembre de 2003
* Irregularidades en la Subsecretaría para la PyME México, D F, 8 de diciembre (apro)- El 24 de febrero último, cuando Sergio García de Alba tomó posesión como subsecretario para la Pequeña y Mediana Empresa de la Secretaría de Economía, recibió de su antecesor, Juan Bueno Torio, algunos consejos para mejorar el funcionamiento de su área, entre ellos destacaba uno: revisar y auditar el programa Marcha Hacia el Sur (PMS), que estimula la creación de empleo en zonas marginadas Con las primeras revisiones asomó un cuantioso fraude que, hasta el momento, oscila en 200 millones de pesos, y también está el hecho de que miles de empleos dejaron de ser generados, pese al compromiso de las empresas beneficiadas Con el avance de la investigación se fue dejando al descubierto el irregular manejo del programa en general, al grado que el subsecretario García de Alba asegura, en entrevista, que “de cien proyectos, 20 por ciento de los casos tienen incumplimientos importantes, y 30 por ciento tiene incumplimientos regulares”, es decir, la mitad de aquéllos Sin embargo, un funcionario de la Secretaría de Economía advierte que “se cuentan con los dedos de la mano los proyectos que sí cumplen las reglas del programa La mayoría tuvo incumplimientos de menores a graves, y toda la transa se centra en empresarios de la región de La Laguna vinculados al anterior secretario técnico” En Chiapas, Veracruz, Chihuahua, Oaxaca y otros estados, hay galerones vacíos de empresas que no crearon las plazas laborales que se comprometieron a generar y por las cuales recibieron el estímulo fiscal Por ejemplo, Veracruz es uno de los estados donde se prendieron los focos rojos, ya que ahí las empresas textileras y de confección de La Laguna se habían comprometido a generar 24 mil empleos, por lo cual recibieron cuatro mil pesos por cada empleo o más: de 96 a cien millones de pesos En la investigación se comprobó que cuando menos 15 mil empleos –por los que se recibieron apoyos por 60 millones de pesos— no existen, y el número podría superar los 20 mil puestos de trabajo no generados En Chiapas no hay evidencia de los tres mil 500 empleos comprometidos Uno de los proyectos en Huixtla, de la familia Papadopulos, de La Laguna, no cumplió con la generación de empleos Así mismo, en Juchitán, Oaxaca, se destaca el caso de una empresa arrocera que desde hace tres años no trabaja y a la cual se le entregó el dinero para la creación de empleos En 2002, en Yucatán, la mayoría de las empresas se quedaron en proceso de cumplir sus metas, porque tuvieron problemas por el huracán Isidoro, o bien las incumplieron Por ejemplo, Acumen Telecomunicaciones, del giro de servicios, se comprometió a generar mil 200 empleos, pero sólo había concretado 30 En igual circunstancia se encuentran las empresas Vestir y Confecciones, Meritronics, Hong Ho de México, PCC Airfoils, Peregrina Exportación, Monty Industries, Maquiladora Textil y Serigrafía del Sureste y Anchor Exportaciones, entre otras Implicado, excolaborador de Sojo Según la investigación, habría 76 casos que pueden terminar en demandas penales, y ya existe orden de presentación en contra del anterior secretario técnico del programa, Carlos González Colsa, un colaborador de Eduardo Sojo –coordinador de Políticas Públicas de Vicente Fox— cuando éste era titular de la Secretaría de Planeación Económica del gobierno de Guanajuato Es tal el cúmulo de irregularidades, que el Comité Técnico del Programa Marcha Hacia el Sur instruyó para que cinco despachos externos se involucraran en la revisión, y el asunto ya llegó a manos de la Secretaría de la Función Pública, según confirmó el área de Comunicación Social El caso, explica personal vinculado al programa, ha provocado mucha presión para que se desista de la indagatoria Malos manejos El programa Marcha Hacia el Sur surgió en el gobierno de Ernesto Zedillo, en 1999, con el propósito de impulsar la generación de empleos en zonas marginadas del sur y sureste del país (Campeche, Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Tabasco y Veracruz) El propósito era generar 300 mil empleos en seis años En una primera etapa la cobertura sería --en el 2001-- para los estados de Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Campeche, Tabasco y Veracruz, y con cien proyectos se crearían 37 mil empleos; en una segunda etapa, Yucatán y Quintana Roo y, en el 2003, se abarcaría al resto de las regiones con alto rezago económico Sin embargo, en 2001 el programa se extendió a zonas de alta marginalidad de estados como Aguascalientes, Coahuila, Chihuahua, Durango, Hidalgo, Jalisco, México, Michoacán, Nayarit, Morelos, Nuevo León, Puebla, Quintana Roo, San Luis Potosí, Tamaulipas, Yucatán y Zacatecas De acuerdo con el Diario Oficial de la Federación del 8 de mayo último, desde su creación y hasta diciembre del 2002, el PMS logró el compromiso de generación de 83 mil 655 empleos en zonas marginadas, de los que 38 mil 458 correspondían al 2001 y, 45 mil 197, al 2002 García de Alba, diputado federal en la 57 Legislatura federal, dice que en “el primer diagnóstico que hicimos del programa encontramos que, efectivamente, había elementos para hacer una revisión exhaustiva, más aún cuando estábamos tomando la estafeta de la subsecretaría bajo la cual está el programa “En primer lugar, se apreciaba que una parte de los proyectos para los que se destinaron recursos fiscales, no estaban debidamente cumpliendo el compromiso de generar los empleos”, revela Por ello acordaron que “era necesario proceder a dar el cambio de la persona que estaba como secretario técnico (González Colsa); porque esa persona tenía la responsabilidad de estar informando al Consejo Técnico sobre la situación que prevalecía con las empresas que no cumplieron con la generación de empleos”, y advirtió que buena parte de las firmas que revisan son del ramo de la confección Incluso, advierte que bajo la dirección de González Colsa el programa “tenía una propensión a apoyar a los grandes empresarios, y dejaba de lado a la pequeña y mediana industrias”

Comentarios