A Arne le "temblo" el bolsillo y despidió a los "Robocops"

martes, 11 de febrero de 2003
México, D F- Un incremento de alrededor de 110 por ciento en el costo del mantenimiento y capacitación de los 50 elementos del Cuerpo de Alta Seguridad (CAS) conocidos como los “Robocops”, hizo “temblar” el presupuesto de la Miguel Hidalgo por lo que el jefe de esta demarcación, Arne Aus den Ruthen Haag, determinó prescindir de sus servicios, a pesar de que no cumplieron con su objetivo de “hacer temblar a los hampones” Así, la polémica corporación policíaca presentada con bombo y platillo a principios de noviembre como un cuerpo de elite que iba a hacer “salir huyendo a los delincuentes”, tuvo una efímera existencia en esa demarcación, a pesar de que tan sólo para su equipamiento se invirtieron entre 15 y 20 mil pesos por cada elemento De acuerdo Ruthen Hagg, el incremento del costo en los servicios de esta agrupación, especificado en el contrato anual, trató de negociarse durante varias semanas, pero al no llegarse a un acuerdo, se decidió contratar policías privados para la vigilancia de los centros deportivos y de las sedes de la delegación Consideró que fue un error incrementar el costo del servicio para sanear las finanzas de la corporación policiaca cuando esto implica un gasto adicional para los usuarios y para la misma delegación No obstante, el delegado panista se dijo satisfecho por la capacitación que su administración otorgó a los cincuenta elementos elegidos de entre los integrantes de la SSP El CAS estaba conformado por elementos de la SSP, “sólo que más altos y jóvenes” según declaró el titular de esta instancia, Marcelo Ebrard en noviembre Este cuerpo de seguridad fue concebido para acudir a los sitios más inexpugnables de la delegación en los que los delincuentes suelen atrincherarse después de cometer sus delitos También a ingresar en zonas donde se consume y distribuye droga Según Arne aus den Ruthen Haag, los hampones “temblarían de miedo” frente a sus nuevos elementos de seguridad Pero los que temblaron de miedo y salieron huyendo fueron los superpolicías, cuando el 25 de noviembre de 2002, enfurecidos comerciantes ambulantes del paradero del Metro Tacuba los agredieron con tubos, botellas, palos, piedras y cuanto proyectil encontraron a su alcance 11/02/03

Comentarios