Comercialización de la guadalupana enoja a la jerarquía católica

martes, 11 de febrero de 2003
México, D F- La publicación de un reportaje en el número actual de la revista Proceso, en el que se da cuenta de la existencia de un millonario contrato entre una empresa privada estadunidense y autoridades de la Basílica para explotar la imagen de la Virgen de Guadalupe por un lapso de cinco años, comenzó a generar polémica y levantar reacciones entre la jerarquía católica mexicana, que exige al arzobispado explique por qué se firmó dicha cesión violando, incluso, una ley que prohíbe a las asociaciones religiosas tener actividades lucrativas El Arzobispado de México, que encabeza el cardenal Norberto Rivera Carrera, debe explicar la existencia de un contrato que cede los derechos de exclusividad a la transnacional estadunidense Viotran para comercializar la imagen de la Virgen de Guadalupe, exigió el presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Luis Morales Reyes, quien hizo hincapié en que no se debe comercializar con la fe de los católicos El prelado reconoció que desconoce la investigación publicada esta semana por Proceso sobre dicho contrato de exclusividad mediante el cual monseñor Diego Monroy, rector de la Basílica, recibió 125 millones de dólares por la cesión de la propiedad intelectual de la imagen de la Virgen Sin embargo, consideró que el Arzobispado de México deberá hacer una aclaración pertinente Morales Reyes declinó emitir una opinión sobre la venta de la imagen de la guadalupana: “Primero debo conocer lo que dice el artículo y las acciones que se realizan en la Basílica de Guadalupe para poder opinar” Aclaró que la CEM no tiene ninguna injerencia ni autoridad sobre las acciones que se realizan en cada basílica o templo, que tienen la responsabilidad de reportar a sus arquidiócesis “y por eso, los medios que estén interesados en el asunto deberán dirigirse al arzobispado, que es la instancia que debe responder” En tanto, el vocero de la CEM, monseñor Abelardo Alcántara, dijo desconocer el contrato, pero indicó que la imagen guadalupana no puede formar parte de un contrato, toda vez que pertenece a la población mexicana Sin embargo, recordó que durante la cuarta visita del Papa Juan Pablo II se otorgó a una empresa los derechos de digitalización de la imagen de la Virgen Pero estas imágenes, según indicó, permanecieron en las diócesis y arquidiócesis mexicanas, es decir, no se comercializaron La CEM fijará su postura hasta conocer exactamente lo que se informa en la publicación de Proceso, así como la versión del Arzobispado de México, indicó Alcántara Por su parte, el arzobispo emérito de Hermosillo, Carlos Quintero Arce, consideró que antes de hacer conjeturas, debe realizarse una investigación sobre el contrato, ya que la ley prohíbe a las asociaciones religiosas tener actividades lucrativas Recordó que la imagen de la Virgen ya se la han apropiado los comerciantes informales, sin embargo, no debe engañarse a los fieles con el gancho de “bendiciones especiales” 11/02/03

Comentarios