El Arzobispado, confeso

martes, 11 de febrero de 2003
*Admite, como lo difundió Proceso, haber firmado un contrato para vender los derechos de la guadalupana México, D F- ElArzobispado de México admitió que celebró un contrato con una empresa norteamericana para la comercialización de la Virgen de Guadalupe, aunque afirma a la vez que este convenio fue nulificado por uno posterior La confesión del arzobispado se dio a través de un insólito boletín, en respuesta a un reportaje publicado en la más reciente edición del semanario Proceso, bajo el título “La Guadalupana, marca registrada” y la autoría de Rodrigo Vera En su boletín, el arzobispado dice que es “absolutamente falsa” la información que reveló Proceso en torno al contrato entre la Basílica de Guadalupe y la empresa Viotran, aunque luego admite que “existió solamente un contrato-proyecto firmado por ambas entidades, mismo que fue nulificado por convenio expreso de las mismas” Y más, dice el comunicado, “aún suponiendo la existencia de un contrato vigente entre la Basílica y la citada empresa, lo único que la Basílica puede concesionar –no vender-, de acuerdo con sus facultades legales, son los registros, es decir, los hologramas, las firmas y números seriados que avalan y certifican la autenticidad de las reproducciones de diversos objetos religiosos que ella ofrece a quienes voluntariamente deseen ayudarla como benefactores guadalupanos” En resumen, señala el boletín, “el artículo” de Proceso “confunde la propiedad legal de una obra con la propiedad intelectual de los registros que certifican la autenticidad de las reproducciones de la misma” El arzobispado acusa finalmente a Proceso de “dolo” y asegura que nada lo detendrá en su tareade seguir captando recursos: “La Arquidiócesis Primada de México reitera la imposibilidad de renunciar a su derecho de allegarse, por todos los medios lícitos morales y legales (sic), los recursos necesarios para llevar a cabo sus apostolados y su vasta obra de asistencia social 11/02/03

Comentarios