Análisis político: Simón "El Mago"

jueves, 13 de febrero de 2003
México, D F (apro)- En medio de los escándalos políticos, de las contradicciones del presidente Vicente Fox y de las amenazas de guerra en Medio Oriente, sólo nos faltaba la posible comercialización de la imagen de la Virgen de Guadalupe en los tiempos del “gobierno del cambio” Dicen que hablar --y escribir-- de religión y de fútbol es meterse en camisa de once varas porque todo mundo sale raspado; pero en esta ocasión bien vale la pena caminar en la casa del jabonero, sin preocuparse mucho de los resbalones y caídas que puedan ocurrir Bueno, pues resulta que el reportero de la revista “Proceso”, Rodrigo Vera, abrió la “caja de Pandora” cuando publicó, en el número 1371, el contrato secreto entre la Basílica y la empresa estadunidense Viotran para la comercialización de la imagen de la Virgen de Guadalupe Publicado el domingo, a estas alturas de la semana las autoridades religiosas y la empresa Viotran ya trataron de desmentir la información del contrato firmado por ambas partes Pero el documento ahí está, con las firmas de los responsables puestas en tinta indeleble La religión católica tiene como uno de sus pilares el perdón de los pecados y, quizá, en esta ocasión vaya a ser necesario un salvoconducto especial para quienes intentan comercializar la imagen de la guadalupana ¡Imagínese la condena que recibirían por el uso exclusivo de la virgen morena aquellos que se atrevieran a apropiarse de ella! Eso ni siquiera lo haría Simón “El Mago” de Samaria, que en los tiempos de Jesús hizo el gran negocio de su vida con la comercialización de los bienes espirituales Monseñor Diego Monroy Ponce –muy amigo de la familia presidencial y de otros políticos-- bien podría jugar el papel moderno de Simón “El Mago” al vender en 125 millones de dólares la exclusividad de la imagen de la Virgen de Guadalupe a la empresa estadunidense por un lustro La transacción comercial de la imagen espiritual más importante de México y América Latina raya en el surrealismo Sólo en nuestro país podría suceder esto: la venta de la fe a los estadunidenses Guadalupe Inc, como la bautizó el reportero Rodrigo Vera Los antecedentes de los intentos de comercialización de la fe y sus imágenes son bíblicos, pero también lo hay recientes En 1999, cuando Karol Woyjtila visitó México se desarrolló la campaña “Las papas del Papa” Sí, en las bolsas metálicas de las botanas Sabritas aparecía la imagen del Papa Juan Pablo con todo su esplendor Así, no era necesario buscar al guía del pueblo católico en medio de la muchedumbre que siempre lo rodea, sólo se requería abrir una bolsa de papas fritas –propiedad de Coca Cola-- para recibir el milagro de su aparición divinamente comercial El escándalo de “las papas del Papa” fue tan tronador que desde el Vaticano vino la orden de suspender la campaña publicitaria y las bolsas de papas Sabritas se fueron directamente a la basura La irritación de la grey católica nuevamente se ha despertado con la presunta comercialización exclusiva de la imagen de la Virgen del Tepeyac a la empresa Viotran –que se escucha como marca de condones o de medicinas--, por un periodo de cinco años Ya comenzamos a escuchar los truenos de enojo provenientes del otro lado del Atlántico en contra de este intento mercantilista de la fe guadalupana y en los próximos días podríamos ver el milagro del padre Rivera condenando a los infieles al infierno Pero más allá de este escándalo religioso--comercial, la oportunidad que da una crisis como ésta es revisar qué está pasando con la fe de los mexicanos en el aspecto religioso, político y social ¿Cómo ven los feligreses cristianos mexicanos a sus pastores dedicados a jugar golf y divirtiéndose en las fiestas de los políticos como el padre Onésimo Cepeda? ¿Cómo juzgan los fieles católicos al padre Guillermo Schulemburg, cuando era encargado de recoger las limosnas millonarias de la Basílica de Guadalupe, viviendo con todo lujo en su residencia? ¿Cómo observa el rebaño católico a sus guías acusados de pederestas y sodomistas de sus propios fieles? En el campo de la política ¿Cómo ven los creyentes del cambio la caída del sueño encarnado en el presidente Fox y todo su equipo? ¿Cómo ven los fieles del cambio democrático las alianzas de la esposa de Fox, Marta Sahagún, con lo más corrupto y viejo del PRI? ¿Cómo habrán de actuar en las próximas elecciones federales del 6 de julio entrante? Dicen que después de la tormenta viene la claridad y la calma Eso es quizá lo que debamos esperar ¡Y que Dios nos agarre confesados! Comentarios jgolmos@procesocommx

Comentarios