Acosta Lagunes, historia de poder y cárcel

domingo, 16 de febrero de 2003
--Ha librado la muerte, mas no se ha escapado de estar tras las rejas por sus constantes enfrentamientos con gobernadores (Primera de dos partes) México, D F (apro)- Luego de los asesinatos de Felipe Lagunes Castillo y Toribio Gargallo, dos de los caciques más poderosos que ha tenido Veracruz en su historia reciente, Cirilo Vázquez Lagunes construyó su feudo y, en varias ocasiones pudo librar la muerte, pero no la cárcel, la cual ha pisado –con ésta última aprehensión– en tres ocasiones Felipe Lagunes, primo del exgobernador Agustín Acosta Lagunes, dominaba el centro del estado: tenía su base, en los años ochenta, en la periferia del puerto y operaba desde “El Cocal”, su rancho Este hombre fue acusado públicamente de secuestrador y de encabezar una banda dedicada al robo de vehículos; también se le vinculó con el narcotráfico En 1984 fue ejecutado Toribio Gargallo tenía su base de operaciones en Córdoba, Veracruz En 1993, durante el gobierno de Dante Delgado Rannauro, fue asesinado Tras su muerte, se descubrieron varias decenas de calaveras enterradas en fosas comunes, algunas estaban en terrenos de su propiedad De acuerdo con cifras publicadas por los periódicos veracruzanos de esa época, se estimaba que en esas fosas había unas cien osamentas Cirilo Vázquez, en cambio, mantuvo su coto de poder en el sur de Veracruz, particularmente en el municipio de San Juan Evangelista, y es uno de los últimos caciques que mantenían controles políticos Esta es su historia A los 32 años de edad, Cirilo empezó a protagonizar escándalos en el sexenio de Agustín Acosta Lagunes (1980-1986) uno de los más violentos que ha vivido Veracruz en toda su historia Confrontado con el gobernador, en marzo de 1986 salió ileso de una balacera, perpetrada por varios gatilleros que intentaron asesinarlo en la carretera Acayucan--Jáltipan, al sur del estado, cuyo saldo fue de cuatro muertos, entre ellos, Fernando López Boussas, hijo del exgobernador Fernando López Arias Tras la balacera, Cirilo contó que Acosta Lagunes lo mandó a amenazar Dijo: “Que me va a pasar lo que a Felipe Lagunes”, quien fue asesinado, presuntamente por Acosta en 1984, de una forma cruel, pues antes de morir le cortaron los testículos En diciembre de 1986, Fernando Gutiérrez Barrios asumió la gubernatura de Veracruz; tres meses después, en marzo de 1987, ordenó la detención de Cirilo Vázquez: lo acusó de portación y acopio de armas de uso exclusivo del Ejército Fue encerrado en el penal de Allende, de Veracruz Dentro de la cárcel, Cirilo siguió siendo el centro de varios escándalos: primero, porque puso en evidencia, en varias ocasiones, las carencias del penal al ordenar la entrada de varios tráileres con alimentos y, luego, porque algunos músicos le compusieron un corrido, cuya letra dice: Ese 5 de marzo del año 86, fecha muy recordada/diez patrullas de camino repletas de federales/ sus R-15 sonaban por diferentes lugares/ para darle muerte a Cirilo ¿Quién dio la orden? No se sabe Cuatro valientes se han ido/ayudaban a los pobres de diferentes lugares/ el rancho “El Mangal” está triste y también sus familiares Su abogado entonces fue Sergio Vaca Betancourt, actual diputado federal por el PAN y aspirante a la gubernatura de Veracruz por ese partido; el legislador y abogado es uno de los principales impulsores de Vázquez Lagunes para la diputación federal por el distrito de Acayucan, su feudo En 1995, poco tiempo después de abandonar el estado de Veracruz por sus confrontaciones con Gutiérrez Barrios y Dante Delgado Rannauro, Vázquez Lagunes se fue a refugiar a Puebla, donde emprendió negocios con la siembra de sorgo y otros alimentos para ganado Pronto se confrontó con el entonces gobernador poblano Manuel Bartlet Díaz, en cuyo sexenio fue acusado de asociación delictuosa, portación de armas y narcotráfico De todos los delitos salió absuelto En 1998, Cirilo Vázquez regresó a tierras veracruzanas Se refugió en Juanita, Veracruz, donde empezó a organizar a los ganaderos Durante los primeros dos años del gobierno de Miguel Alemán, Cirilo alcanzó algunas posiciones políticas, principalmente a través del PAN Logró imponer a Cirilo Agüero, su pistolero, como candidato del PRI a la Presidencia Municipal de Juanita, donde realizaba funciones de tesorero, sin ser el titular del cargo Debido a que empezó a organizar a todos los grupos ganaderos del sur de Veracruz, Cirilo se confrontó, en el año 2000, con Miguel Alemán Y con Gutiérrez Barrios tuvo otro enfrentamiento En plena campaña por la senaduría, Vázquez Lagunes increpó a Fernando Gutiérrez Barrios en el aeropuerto de Veracruz y, cara a cara, le recriminó que era un asesino y que lo quería sacar, una vez más, del estado Grabado en el momento de los hechos y reproducido por “Proceso Sur” en su número 7, correspondiente al 27 de mayo del 2000, este es parte del ríspido diálogo entre Vázquez Lagunes y Gutiérrez Barrios: --¿Quiero que me conteste por qué quiere sacarme del estado de Veracruz, señor --Un momentito, ahorita le contesto --Pero no se moleste, señor; como ciudadano, tengo derecho a saber por qué quiere sacarme de Veracruz nuevamente Me metió usted a la cárcel en 1987 --Mire, en primer lugar, no sé de lo que se trate --Hoy, señores, capitán ¿Me va a matar? ¿Me va a meter a la cárcel otra vez? --Nadie te va a matar --¿Entonces? --Usted me conoce perfectamente bien --Precisamente porque lo conozco --Cuando yo fui gobernador --Me metió usted a la cárcel --Lo metí a la cárcel porque era usted un delincuente y aquí están las pruebas, téngalas, léalas, está su misma gente y su gobierno posterior --Yo lo dejé salir de la cárcel porque creí conveniente que saliera, yo no podía tener un estado dentro de otro estado, pero en este momento yo no soy gobernador --Pero usted es el responsable de todo, junto con Jorge Uscanga me quieren meter a la cárcel nuevamente --Yo no violé la ley Lo metí a la cárcel porque andaba toda su gente armada --No es cierto --Porque era un cacique aquí que estaba violando la ley Dos años después de este incidente, Cirilo Vázquez está otra vez tras las rejas

Comentarios