Oposición mundial a la guerra causa ambigüedad en el discurso de Bush

martes, 18 de febrero de 2003
Washington - La creciente oposición mundial a la política belicosa de Estados Unidos causó ambigüedad en el discurso del presidente George W Bush, quien habló de las Naciones Unidas (ONU) como si fueran un órgano de debate diplomático que se debe ajustar a los caprichos de su gobierno y asesores "Estamos trabajando con nuestros amigos, como he dicho, una segunda resolución sería provechosa No necesitamos una segunda resolución, está claro que a este tipo (Saddam Hussein) no le importa la primera resolución; está en total violación de la 1441 Pero vamos a trabajar con nuestros amigos y aliados para ver si podemos conseguir una segunda resolución", dijo Bush en la Casa Blanca Con las contradicciones de Bush en su discurso sobre el caso de Irak, la comunidad internacional continúa haciendo todo lo posible para demostrarle al Consejo de Seguridad de la ONU que debe haber un compromiso multilateral para eliminar las supuestas armas de destrucción masiva que posee Hussein Bush al descartar una segunda resolución y al exhortar a la definición de otra; dejó en claro que su gobierno quiere aparentar que acata los mandatos de la ONU cuando en realidad continúa actuando de manera unilateral, respaldado por la autorización que le dio el Congreso estadunidense para atacar a Irak, si considera que ese país representa una amenaza a la seguridad nacional de la Unión Americana "Ahora mismo estamos trabajando con nuestros amigos y aliados sobre la mejor forma de sacar de la ONU una resolución Como lo he señalado, sería provechoso tener una No es necesaria, hasta donde me preocupa", insistió Bush La ambigüedad del presidente de Estados Unidos consiste por una parte en sostener ante el Consejo de Seguridad que Irak está en "violación grave" con la resolución 1441, con lo cual automáticamente queda autorizada una acción punitiva contra el régimen de Hussein Esta posición Washington la defiende con sus presuntas evidencias del armamentismo de Irak que presentó el 27 de enero al Consejo de Seguridad su Secretario de Estado, Colin Powell, respaldado con las dos conclusiones presentadas al mismo órgano por la Comisión de Inspección, Monitoreo y Verificación (UNMOVIC) y la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) sobre las investigaciones que llevan a cabo en Irak desde el 27 de noviembre de 2002 Por otro lado, Bush está consciente de la oposición internacional a su proyecto de guerra contra Irak y de las implicaciones que tendría mundialmente ignorar a Francia, China y Rusia que la encabezan dentro del Consejo de Seguridad, no olvidándose que junto con Gran Bretaña son miembros permanentes del sistema de más autoridad dentro de la ONU Bush quiere dejar constancia de que da importancia al debate diplomático por lo que habla de lo provechoso que sería tener una segunda resolución Ésta autorizaría el uso de la fuerza militar para desarmar a Irak y acabar con el régimen de Hussein Londres y Washington tienen casi terminado el lenguaje de la segunda resolución y podrían presentarla al Consejo de Seguridad esta semana o la próxima, a más tardar Funcionarios del gobierno de Bush han dejado entrever que la segunda resolución se presentaría en cumplimiento del mandato de la 1441, basándose en la eventualidad de que a Irak se le declare en "violación grave" Así, la 1441 pide otra reunión extraordinaria del Consejo de Seguridad para determinar los pasos a seguir y responder al desafió iraquí Aquí es donde jurídicamente la ONU permite la propuesta de una acción bélica multilateral, y donde Bush en alianza con el Primer Ministro Británico, Tony Blair, sacarían de la manga la famosa segunda resolución que rechazan y desean al mismo tiempo "Evidentemente algunos en el mundo no miran a Saddam Hussein como un riesgo para la paz Respetuosamente estoy en desacuerdoHussein ha gaseado (con agentes químicos y biológicos) a su propia gente, tiene armas de destrucción masiva; ha desobedecido a la ONU, está uniendo a los terroristas Saddam Hussein es una amenaza para Estados Unidos y vamos a hacernos cargo de élla guerra es mi última opción, pero el riesgo de no hacer nada es una peor opción", insistió Bush La oposición de la población mundial expresada en los últimos días parece no importarle al presidente de Estados Unidos y la caracteriza como "la democracia es una cosa muy hermosa" Mientras aumenta el número de pancartas en las calles con marchas mutitudinarias y desplegados en los diarios de todo el mundo para repudiar los intereses bélicos de Estados Unidos en Irak, se hacen más constantes los ejercicios de preparación de ataque de los poco más de 150 mil soldados que el Pentágono tiene posesionados en la región del Golfo Pérsico Cientos de aviones caza, bombarderos, de reconocimiento y transporte; están preparados para iniciar la invasión a Irak Lo mismo que los cinco porta aviones estacionados en las aguas del Golfo desde los cuales se dispararían miles de misiles Patriota para resguardar a las tropas terrestres que entrarían por Kuwait y Turquía; por el sur y norte iraquí, respectivamente Bush está seguro de convencer al mundo de que él tiene la razón y que es necesario acabar con Hussein Su famosa coalición de naciones que lo apoyan se hace cada vez más pequeña y por ahora sus miembros más sobresalientes y obvios son Gran Bretaña y España El presidente de Estados Unidos necesita por lo menos el voto de 9 de los 15 países miembros del Consejo de Seguridad para conseguir la resolución que autorice el uso de la fuerza; en una vía multilateral Ahora no los tiene, pero se espera que dé un plazo a la ONU de dos semanas, a partir del 1 de marzo, para actuar conforme a su visión multilateralista y bélica, si es que quiere evitar que tome medidas bajo la autorización que le dio el Capitolio en un acto unilateral "Es muy importante que las Naciones Unidas sirvan de algo al tiempo que entramos al futuro, no hay nada menos provechoso que establecer una resolución y luego no defenderla", agregó Bush 18/02/03

Comentarios