Fox pinta un país color de rosa: no hay crisis en el campo, insiste

martes, 4 de febrero de 2003
México, D F- No hay crisis en el campo mexicano como se ha querido decir, afirmó el presidente Vicente Fox, quien sostuvo que ese sector ha crecido más que el resto de la economía en su conjunto durante los dos años de su gobierno Sin embargo, nada dijo de las condiciones de miseria en que viven la mayoría de los 36 millones de mexicanos que dependen del producto del agro Durante la Reunión Nacional de Consejeros Consultivos de Nacional Financiera (Nafin), el presidente Fox, emitió un juicio desbordado en optimismo sobre la situación del campo, que contrasta con las manifestaciones de campesinos que, ante la entrada en vigor del capítulo agropecuario del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), protestaron y pusieron de manifiesto la grave crisis por la que atraviesa el agro nacional El Ejecutivo consideró que los seis millones de campesinos en el país no tienen de qué preocuparse Así mismo, sostuvo que todo está marchando del modo en que lo tenía planeado su gobierno desde la campaña presidencial que lo llevó al poder En este sentido, según Fox, para este año se perciben signos de recuperación económica, a pesar de la incertidumbre de los mercados internacionales Ajustando las variables macroeconómicas a su discurso, el mandatario declaró: “sus fundamentos están sólidos, cada una de ellas está mejor que nunca: las tasas de interés, las tasas de inflación y las reservas monetarias del país” Además, dijo, está en marcha, de manera pacífica, un cambio profundo en nuestro país” Según Fox la estabilidad económica, política y social se debe a la fórmula de gobernabilidad democrática, de participación ciudadana, de honestidad y transparencia, del trabajo en equipo, de la legalidad y el Estado de derecho “Estamos alentando decididamente en el mercado interno, fortaleciendo las cadenas productivas al apoyar una mayor generación de oportunidades de inversión para elevar el empleo en todos los rincones de la nación”, abundó Sin embargo, no hizo referencia alguna a la situación real del campo mexicano del que dependen más de 36 millones de personas con ingresos diez veces menores que sus similares de Estados Unidos y Canadá, según cifras de la propia Secretaría de Agricultura También pasó por alto las manifestaciones de inconformidad que miles de campesinos de todo el país realizan desde fines de 2002 y que el viernes alcanzaron su punto máximo con una megamarcha en la ciudad de México en protesta por la no renegociación del capítulo agropecuario del TLCAN En septiembre de 2002, el gobierno foxista anunció un “blindaje agropecuario” por 120 mil millones de pesos, que languidecen frente a los 200 mil millones de dólares en subsidios que destinó el presidente de Estados Unidos a sus productores agropecuarios para protegerlos de la competencia por la entrada en vigor del TLCAN, a pesar de ser el primer país en pregonar el libre comercio Tras el desayuno, el mandatario atestiguó la suscripción de convenios de colaboración entre Nafin y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), el Instituto Mexicano de Seguridad Social (IMSS) y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado (ISSSTE) 04/02/03

Comentarios