Pocos escapan al "pase de charola" de la Iglesia

miércoles, 5 de febrero de 2003 · 01:00
Morelia, Mich (apro)- Nadie escapa al moderno “diezmo” Pobres, ricos, campesinos, amas de casa o estudiantes Todos están comprometidos moralmente a realizar sus aportaciones a la Iglesia Acepta de todo: tarifas que van de un día de salario al año, para profesionistas con sueldo fijo, hasta el uno por ciento para empresarios y terratenientes, o el pago en especie para campesinos Así la arquidiócesis de esta ciudad fija “cuotas” a sus fieles Y el pase de charola eclesiástica a los feligreses michoacanos concluye a finales de este mes El cobro se encuentra establecido en el derecho particular de la arquidiócesis de Morelia, explica el arzobispo Alberto Suárez Inda Publicado bajo el decreto 3127/99, la colecta deberá realizarse a través de los párrocos y rectores de templos "La Iglesia debe contar con los medios materiales necesarios para el sostenimiento de sus sacerdotes, la adecuada formación de seminaristas, las obras del apostolado y la beneficencia "Con las aportaciones que cada año se reciben por este concepto, se apoya a la curia diocesana, al seminario, la previsión social del clero y las obras de caridad", explica Suárez Inda, en un mensaje difundido en la página en Internet de la Arquidiócesis de Morelia La campaña inició en noviembre del año pasado y concluirá en febrero Así, los profesionistas que reciben un sueldo fijo deberán aportar un día de salario al año a su capilla o parroquia A los propietarios de casas o fincas de renta, industriales, empresarios e inversionistas de renta fija o variable, se les pide cooperar con el uno por ciento de sus utilidades netas al año Los campesinos y agricultores pueden hacer su ofrenda en especie o vender sus productos, y aportar una ayuda proporcional a su cosecha La feligresía que recibe el salario mínimo también está religiosamente obligada a pagar el “diezmo!”, aunque para ellos no se estipula ninguna cuota, pues "darán lo que quieran" En su mensaje, Suárez Inda explica que la cooperación económica es un deber solidario, urgido en uno de los mandamientos: compartir con los demás lo que somos y tenemos De acuerdo con el jerarca de la Iglesia en Michoacán, lo reunido durante estos cuatro meses se depositará íntegro al Departamento de Economía de la Curia Diocesana A partir de abril, según la explicación, se bonificará a cada parroquia el 20 por ciento de lo aportado para destinarlo a actividades pastorales 04/02/03