El "maestro del interrogatorio" no soportó las acusaciones

jueves, 6 de febrero de 2003
* Miguel Nazar Haro se sintió indispuesto a mitad de la audiencia México, D F (apro)- En medio de un coro de gritos de “asesino, asesino”, Miguel Nazar Haro llegó por su propio pie a la Fiscalía Especial para Movimientos Políticos y Sociales del Pasado, 40 minutos antes de la hora señalada para la audiencia judicial relacionada con la desaparición, en 1975, de Jesús Piedra Ibarra, hijo de la fundadora del Comité Eureka, Rosario Ibarra de Piedra Escoltado por su hijo José Luis y dos personas más, el exdirector de la Dirección Federal de Seguridad (DFS) enrojeció de rabia y entró al inmueble, sin voltear a ver a sus acusadores, integrantes de la Asociación de Familiares, Presos y Desaparecidos (Afadem) y líderes históricos del 68 que, previamente, habían tapizado paredes y vidrios con retratos de algunas de sus víctimas, y cartulinas en donde se leía: “Cadena perpetua al asesino, torturador” Su salida del edificio ubicado en avenida Juárez 100 se produjo casi dos horas y media después, pero ya no salió por la entrada principal, sino por el estacionamiento Nazar burló la vigilancia de los reporteros con un auto de avanzada, mientras viajaba en otro Sin embargo, un camarógrafo lo descubrió y de inmediato cubrió su rostro con un periódico Según declaró al término de la audiencia judicial una de sus víctimas, Gustavo Hirales Morán, Nazar salió de la fiscalía --que encabeza Ignacio Carrillo Prieto-- un tanto “alicaído” El reportero supo después que, en efecto, el apresurado retiro de quien fuera el más temible policía político del país en los setenta y principios de los ochenta, obedeció a causas de fuerzas mayor: casi a la mitad de la audiencia, cuando ya había escuchado las acusaciones que pesan en su contra --privación ilegal de la libertad, tortura y lo que resulte, en agravio de Piedra Ibarra--, Nazar se sintió mal, por lo que el Ministerio Público Federal (MPF) tuvo que solicitar la presencia de un perito médico Tras valorarlo, el especialista determinó que dado el quebrantado estado de salud del indiciado, no era prudente que continuara la audiencia El MPF conversó con la defensa de Nazar, al frente de la cual iba otro expolicía de oscuros antecedentes, Javier Coello Trejo, y las dos partes convinieron en proseguir sin la presencia del principal implicado en la desaparición del hijo de doña Rosario Ibarra de Piedra, ocurrida luego de su detención, en abril de 1975 Nazar fue llevado a otra oficina mientras tanto En la diligencia, primera de seis al menos, Nazar y su equipo de abogados estuvieron solos Esta vez no hubo parte acusadora, como en las anteriores ocasiones, a pesar que se había reservado un lugar para Rosario Ibarra de Piedra Entrevistado al término de la audiencia, Gustavo Hirales, exintegrante de la Liga Comunista 23 de Septiembre y torturado por Nazar en 1973, comentó que el fundador de la Brigada Blanca, un grupo paramilitar que se encargó de exterminar a las guerrillas urbana y rural durante la guerra sucia, entregó al MPF un escrito antes de retirarse de la diligencia Según averiguó el reportero, no se trató de una declaración, sino de una promoción legal para obtener copia de la averiguación previa PGR/FEMOSPP/017/2002, en la que el expolicía está acusado de los delitos de privación ilegal de la libertad, tortura y lo que resulte En la indagatoria consta que Jesús Ibarra Piedra fue detenido en Monterrey por agentes de la DFS y judiciales estatales, el 18 de abril de 1975 y, según testimonio de uno de los policías que intervino en el operativo, trasladado por Nazar a su centro de operaciones y sede de la brigada, el Campo Militar Número Uno, en donde se le perdió la pista y no volvieron a tenerse noticias ciertas sobre su paradero Ante Coello Trejo y Nazar Daw, el MPF leyó el cuestionario de 16 preguntas que el indiciado deberá devolver, contestado, el 20 de marzo entrante, a más tardar Con unos 40 kilos menos de peso, el ‘exfiscal de hierro’ llegó a la fiscalía quince minutos antes que su defendido Coello encabezó durante el sexenio de Carlos Salinas el grupo antinarcóticos de la Policía Judicial Federal –la subprocuraduría de Investigación y Lucha contra el Narcotráfico de la PGR— y, al amparo de sus funciones, pasó por encima de todo, incluso de la propia Constitución En 22 meses en funciones, violentó la soberanía estatal y municipal en varias entidades de la República; también las garantías individuales de cientos de ciudadanos, principalmente en el campo; defendió a ultranza el comportamiento de sus subordinados, acusados de haber cometido diversos delitos, entre ellos la tortura, que en ocasiones provocó la muerte de presuntos delincuentes; provocó una ‘guerra subterránea’ interpolicial; toleró actos de rapiña de su gente; fabricó delitos para justificar avances, y enfrentó, en abierto reto, a funcionarios públicos federales y estatales y a organismos sociales que cuestionaron su trabajo Mientras los periodistas aguardaban a Nazar, un adolescente se acercó al edificio de la fiscalía y repartió volantes en donde se leía lo siguiente: “La Fraternidad de expolicías apoya incondicionalmente al jefe Miguel Nazar Haro durante su comparecencia en la Fiscalía Especial “Nosotros que participamos en el combate a estos delincuentes denominados ‘guerrilleros’ cuestionamos al fiscal Ignacio Carrillo Prieto sobre el posible revanchismo contra los exjefes policiacos, tomando en cuenta que su prima participó en la guerrilla “Atentamente GP y T, Servicio Secreto, DIPD, DFS, PJF, PJDF, UEDO, MEX Barapem” Interrogado por la prensa, el joven confesó que unas personas le pagaron 50 pesos por repartir los volantes Fuera del edificio de la fiscalía, también se encontraba una docena de agentes al servicio de Nazar, que filmo-grabaron todo cuanto aconteció en la calle, incluidos a periodistas Este reportero preguntó a uno de ellos de dónde venía, y respondió que de “derechos humanos” Incluso mostró una credencial de una organización fantasma llamada “Asociación Independiente de Derechos Humanos” El fotógrafo de Proceso, José Manuel Jiménez, identificó a dos individuos que trabajan para Nazar, debido a que días antes lo habían sorprendido tomando fotos en las oficinas de Sistemas de Seguridad Canina, una de las empresas de la familia Nazar, ubicada en la colonia Roma Hirales Morán comentó al final que Nazar entró a la audiencia “muy bravo” y salió “mansito”, “alicaído” La de hoy es la primera de por lo menos seis audiencias que tiene pendientes Nazar Entre sus acusadores, están: Rodolfo Echeverría Martínez, Luis Cervantes Cabeza de Vaca, Federico Emery y Marco Rascón Córdova Los dos primeros formaron parte del Consejo Nacional de Huelga (CNH) en el movimiento estudiantil del 68; Emery fundó en los sesenta un movimiento nacional de corte marxista, y Rascón estuvo vinculado con el grupo izquierdista “Diego Lucero”, en Chihuahua En su intento por alcanzar el auto donde viajaba Nazar, una mujer de la Afadem fue arrollada por uno de los coches escolta, y cayó al suelo, lesionándose una pierna “Asesino”, le alcanzó a gritar la mujer 06/02/03

Comentarios